JUNGLA DE JONES

Lo real maravilloso en combinación perfecta

Vaya grandiosidad y hermosura, habría dicho Ti Noel, personaje principal de la novela de Alejo Campertier “El Reino de este Mundo” al admirar el deslumbrante paisaje que atesora la Jungla de Jones.

Lo real maravilloso está presente ahí, precedido de una historia de amor sublime y siniestro en las vidas de los norteamericanos Hellen y Jarry, radicados en esta paradisiaca isla en el siglo XX.

Es, sin lugar a dudas, una zona santuario de especies endémicas de la flora y la fauna que las generaciones de hoy conservan como patrimonio pinero para el resto de Cuba y el mundo.

No escapó a los devastadores vientos del huracán Gustav hace casi 11 años, pero hoy gracias a la acción generativa de la naturaleza exhibe sus mejores galas y otras se acondicionan para promocionar el turismo, tanto para excursionistas nacionales como extranjeros.

Tenemos por delante una ardua labor… Yaritza. Foto: Yesmani Vega Ávalos.

Para conocer cuánto hace la empresa de Flora y Fauna en pos de la inserción de esta zona al circuito turístico Jungla de Jones-comunidad Julio Antonio Mella-Rincón del Guanal, entrevistamos a Yaritza Morejón Ávila, jefe de brigada a cargo de su conservación.

Ahora, dice, estamos en la remodelación y construcción de tres ranchones que ejecutan trabajadores de La Cañada, con el objetivo de poder brindar servicios de calidad y mayor confort a los visitantes”.

Destacó cómo cuando todo esté concluido se podrá practicar entre otras modalidades el senderismo y la observación de aves y flora de gran variedad de especies propias del lugar.

Entre la fauna sobresalen la presencia del tocororo, la cotorra, el zorzal, el zun zun y hasta cocodrilos; mientras que en cuanto a la floresta son palpables el bambú, anacaita, llamado árbol del amor, el mango, el aguacate y otras.

Un recorrido muestra la belleza que la naturaleza reservó para esta parte del territorio, que bien explica el trabajador de conservación Gaspar Mustelier Rives.

Gaspar muestra la belleza que confiere el bambú al lugar. Foto: Yesmani Vega Ávalos.

Durante el trayecto se aprecia la labor del pequeño colectivo en la reparación de los puentes rústicos, la limpieza del sendero y hasta la preservación realizada a las ruinas de la casa que habitaron Hellen y Jerry.

El tiempo apremia, los turistas deben llegar en los primeros días de septiembre, y ellos conscientes de la importancia de su labor se esmeran en cada detalle para ofrecer al excursionista un ambiente sano y placentero.

Si avanza el turismo habrá desarrollo, bienvenido para romper el bloqueo injusto y unilateral del imperio, los pineros lo saben y los trabajadores de esta entidad están seguros de que con su labor contribuirán a sanear las finanzas de un país que no renunciará a su proyecto social socialista.

Una trabajadora muestra la tarja que indica las ruinas de la casa que habitaron Hellen y Jerry. Yesmani Vega Ávalos.
Isla de la Juventud
Pedro Blanco Oliva
Pedro Blanco Oliva

Licenciado en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomado en Periodismo con más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *