Lo más grande de ser médico: servir al pueblo, a la humanidad

Sheila seguirá el camino de su padre, el médico cubano Assel Herrera Correa, uno de nuestros dos internacionalistas secuestrados el pasado abril en Kenya, donde cumple misión solidaria
Recientemente el Presidente Miguel Díaz-Canel se reunió con la familia del Dr. Assel Herrera Correa y resaltó que «su hija obtuvo la carrera de Medicina, siguiendo los pasos de su querido papá». Foto: Tomada del Twitter del Presidente

«Yo creo que lo más importante de la carrera de Medicina es saber que voy a ser útil. Eso es lo más grande: servir al mundo, a mi pueblo, a la humanidad».

Así comenta esta joven de 17 años, que con la obtención de su carrera ha dado el primer paso para construir el sueño de ser médico. Un sueño que creció con ella, que la acompaña desde su infancia.

«He vivido rodeada de personas que están vinculadas a la salud. Mi mamá es licenciada en Estomatología, mi papá es médico, y se puede decir que yo crecí en ese mundo de los hospitales y los policlínicos, desde entonces se forjó en mí la vocación».

Ella concluyó con excelentes resultados su paso por el Instituto Prevocacional de Ciencias Exactas Luis Urquiza Jorge, de Las Tunas. Allí, rodeada de sus compañeros y educadores, se preparó cada día para lograr el éxito en los exámenes de ingreso.

«Agradezco profundamente el apoyo de mis profesores, de mi familia, de mis compañeros, de la dirección provincial de Salud, porque siempre estuvieron conmigo. Esta situación me sorprendió en medio de la preparación para los exámenes de ingreso, y fue esa ayuda lo que me permitió cumplir la meta de aprobarlos y obtener mi carrera».

Dice que al cerrar los ojos se imagina cómo será su vida universitaria, aunque asegura sin titubeos que está consciente del esfuerzo que le queda por delante.

«La Medicina es una carrera difícil, de mucho sacrificio y dedicación. Sé que no será fácil, pero estoy dispuesta a luchar por lo que quiero. Mi meta es ayudar siempre a las personas, por encima de cualquier interés económico o material.

«Creo que un médico debe ser una persona con valores como el humanismo, la solidaridad y el altruismo, sin eso no podemos ponernos una bata blanca».
Sheila Herrera Velázquez es una joven cubana de estos tiempos, que sonríe, que sueña y que, según sus propias palabras, ha aprendido a no desesperarse, «porque nuestro Presidente nos transmitió mucha confianza en la Revolución, en todo lo que hace el país para que vuelvan».

Sheila seguirá el camino de su padre, el médico cubano Assel Herrera Correa, uno de nuestros dos internacionalistas secuestrados el pasado abril en Kenya, donde cumple misión solidaria.

Salud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *