Lezvy Samper: Irma es una mujer como muchas

Foto: FB de Lezvy Samper.

A la actriz Lezvy Samper, quien interpreta el personaje de Irma en la telenovela cubana El rostro de los días, puede hacérsele cientos de preguntas sin la preocupación a que vaya a responder con timidez. Desde que comienzas a escucharla deparas en que se expresa tal y como es, una mujer desinhibida y abundante en perspectivas. Resumirla puede resultar complejo para cualquier redactor; por tanto, es mejor conocer cada una de las respuestas que nos ofreció:

¿Gratifica personal y socialmente ser actriz aun cuando se deben interpretar personajes alejados (a veces muy alejados) de sus vivencias o características personales?

El actor en la antigüedad fue subestimado, subvalorado; pero en pleno siglo XXI es sabido que el teatro (la actuación) es una herramienta de transformación social. En cualquier país del mundo, estudiar esta especialidad es muy difícil y extremadamente costosa. Para mí es un lujo y un privilegio ser actriz.

¿Qué cambia en su vida cada vez que interpreta un personaje diferente?

En mi vida personal no cambia nada, porque yo soy un ser social aparte de mis personajes. Pero profesionalmente sí se ha enriquecido mi carrera con cada personaje diferente que me ha llenado de vivencias y experiencias. Un actor tiene que tener la capacidad de interpretar cualquier tipo de personaje y hacerlo bien: la heroína, el malvado…hacerlo bien y tener un resultado creo que es lo más importante.

Y si por un momento a usted le tocase criticar artística y moralmente el personaje de Irma en la novela ¿Qué diría?

Irma es una mujer como muchas, que tuvo que enfrentarse a la vida sola con una hija, no pudo terminar sus estudios porque tuvo a su hija muy joven. Es una mujer noble, de buenos sentimientos que cree en la bondad de los demás. Ha sido buena madre, sino Lía no sería la excelente hija que es.

Foto: FB de Lezvy Samper.

¿Cree usted que Irma es culpable por lo que le pasó a Lía?

En una entrevista donde tuve el honor de participar junto al profesor Manuel Calviño, él hizo una valoración psicológica de Irma y decía que él ve a Irma como una víctima, que no la odia y que incluso le dan ganas de entrar por la pantalla para tratarla como paciente. Irma es una víctima, tan víctima como Lía; lo que pasa es que en esta puesta al espectador se le muestra la verdadera cara de René. Se hizo de esta forma para que resultara interesante. Pero a Irma nunca se le muestra el rostro de René. El espectador es cómplice de lo que sucede con René pero Irma está ajena a todo esto. Y una de las cosas que señalaba Calviño es que René es un manipulador y que ese comportamiento es típico en estos casos.

Irma es un personaje que causa muchas burlas y críticas por parte de los espectadores ¿por qué cree que ocurre?

Desde los ensayos y durante toda la filmación sabíamos que la reacción del público sería más o menos así. Incluso yo lo decía: “la que más van a odiar es a mí, porque soy la madre y es mi responsabilidad”. Pero la realidad supera la ficción. La reacción del público con esta novela ha sido un suceso porque miles de cubanos siguen la novela desde otros países. Recibo a diario una cantidad impresionante de comentarios: opiniones, elogios, ofensas a través de las redes sociales. Hay personas que desgraciadamente no logran distinguir que no es una historia de la vida real, sino un personaje. Hay personas que realmente han sido un poco desagradables con sus comentarios.

¿Le han llegado a usted algunos de los tantos memes que le han hecho a su personaje? ¿Le provocan gracia?

Creo que es la primera vez que le hacen memes a una telenovela. Hay algunos muy simpáticos y ocurrentes y me divierto con ellos, pues no me identifico para nada con Irma. Hay otros memes que ya no lo son tanto, eso depende del gusto estético de cada cual. A las grandes celebridades y hasta a los presidentes de los países se le han hecho memes, ¿qué te puedo decir? Es un fenómeno que nos ha traído la tecnología y demuestra que la novela les ha llegado y se ha cumplido el objetivo.

¿Cree en casa de Irma se ha respirado durante el transcurso de la trama un ambiente machista?

No creo que sea exactamente un ambiente machista. El conflicto en casa de Irma es que René es un manipulador, un oportunista. Y por el hecho de que no trabaje, él no le exigía a Irma nada. Si fuera machista…no sé, no creo que sea exactamente el conflicto central.

¿Por qué cree usted que se decidió visibilizar en una novela cubana un tema tan sensible como la violación de menores en el seno de una familia?

Este tema de la novela se trató con especial cuidado, se estudió, se profundizó, precisamente por toda la polémica. Es un tema muy sensible. Puede decirse que ha sido un tema tabú, del que se habla poco. Este caso de abuso sucede y permanece enterrado en las familias en secreto pues no lo denuncian por moralismo, por temor al qué dirán, por vergüenza. También hay personas que son abusadas sexualmente, nunca hablan y tienen que arrastrar con los traumas todas sus vidas. Se ha tocado este tema en algunas producciones nacionales, pero no lo suficiente. El abuso sexual es repudiado por todos. El objetivo de la trama es alertar a padres y madres a estar atentos ante cualquier señal de abuso y educar y preparar a sus hijos desde edades temprana sobre cómo reaccionar al menor signo de abuso.

Foto: FB de Lezvy Samper.

¿El vocativo “machi” tan recurrente en los diálogos de Irma es propio del guion o se lo incorporó usted en la interpretación del personaje?

El famoso “machi” fue idea mía y me lo inspiró una persona que conocí: una mujer con características muy peculiares, puedo decir que ella fue mi fuente de inspiración. Después cada vez que tenía que decir en escena “machi” yo misma me indignaba y bromeábamos muchísimo con eso porque me costaba muchísimo decir “el machi”.

¿Por qué usted Lezvy? ¿Por qué cree que la escogieron a usted para la realización de este personaje?

El casting de una telenovela es una decisión de la dirección. No tiene nada que ver con razones personales ni porque te identifiquen con el personaje; más bien define la capacidad como actor, la profesionalidad y una visión que tiene el director, una imagen que se crea sobre el personaje y puede pensar: “a tal actriz la visualizo más en este personaje, me gustaría esta imagen”. Son cuestiones muy subjetivas.

¿Es madre Lezvy Samper?

No. No soy madre. No pude por una cuestión física, no fue por no desearlo; pero tengo una familia grande y tengo sobrinos.

¿Por qué es Irma el único personaje que defiende el derecho a abortar de Lía, una niña víctima de abuso sexual?

Los sucesos, los acontecimientos, la construcción y las características específicas de los personajes son decisiones de su escritor, su creador. Las razones que tiene para hacerlo solo lo sabe el autor. Desde mi modesta opinión te puedo decir que Irma considera que el aborto es necesario por las condiciones en que sucedió el embarazo. Es la madre, es la responsable y su hija es una adolescente, por eso considera que lo más lógico es interrumpir ese embarazo; pero, por supuesto, siempre será una decisión de la hija.

¿Qué le deja El rostro de los días?

Cada obra que uno lee, cada personaje que interpreta te deja emociones, vivencias, experiencias; te permite analizar los temas o los conflictos desde otro punto de vista. Siempre te deja enseñanzas. En el caso de El rostro de los días creo que lo fundamental es un llamado a la unidad familiar. La familia es la base de todo.

(Tomado de Horizontes)

Cultura
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *