Lentejas

Cuando me invitaron a colaborar en Cubadebate para que asumiera esta columna, lo dudé. Era una gran responsabilidad. No soy periodista. Soy Ingeniera, pero había pasado el primer curso intensivo de Periodismo Gastronómico que impartió en Cuba, en el Instituto de Periodismo, el profesor y periodista argentino  especializado en gastronomía Víctor Ego Ducrot. Y ya tenía varios libros publicados y había colaborado en varias revistas como Prisma, OnCuba, Bohemia, Réplica, CubaPlus y Excelencias.

Soy de las que escribo de cocina, pero cocino y sé cocinar; entonces enfrenté el reto y ya voy por 121 semanas ininterrumpidas de colaboración. Siempre ha primado en mí el respeto hacia mis lectores. Aun estando de vacaciones o fuera del país nunca ha dejado de aparecer la columna.

Siempre aclarando que las recetas son una guía para confeccionar los platos, pero que las verdaderas recetas son las que ustedes hacen; las muy nombradas recetas de autor, empleando su imaginación, creatividad y disponibilidad. Muchos lectores, diría la mayoría, valoran positivamente mi trabajo y me estimulan con sus comentarios. Lo digo con absoluta modestia. Pero siempre se encuentran personas que, como muchos lectores dicen, se dedican a criticar. Criticar es fácil, lo difícil es hacer y buscar soluciones.

Muchos critican porque no son capaces o no pueden hacer. Siempre trato de llegar a los lectores y ayudar a amortiguar la compleja situación que tiene el país con respecto a la alimentación, buscando formas de hacer, que no son nuevas, sino que las retomo y las llevo al contexto actual. No puedo elaborar recetas de acuerdo a un lugar donde no vivo; no dispongo de las ofertas, las hago en base a lo que yo encuentro donde vivo, no tengo asignación especial, hago cola como cualquiera y esto no quiere decir que le falte el respeto a mis lectores, al contrario, al menos que le sirva para cuando puedan hacerlas. Me llamó mucho la atención  un lector que puso un ejemplo muy original, nunca se me hubiera ocurrido semejante forma de ejemplificar como se lo hizo Adelkys cuando escribió en un comentario, contestándole a Taran:

Amigo, que no tengamos no quiere decir que no aprendamos. Aprender a conducir aunque no tengas auto, es siempre mejor saber… Te están enseñando una receta…

Ese es mi objetivo. Gracias Adelkis y a tantos lectores que me confortan con sus comentarios favorables, así como al poeta RARJ que me hace mucha gracia.

Quizás nos preguntarémos, ¿qué hacer con la tocineta? Con este ahumado tan degustado se pueden hacer diferentes platos, ya sea en potajes, con huevos, en arroz, para ampliar otro plato de carne o comerlos crujientes con ensaladas. Son varias las formas de hacer más agradable nuestra comida.

Hoy les traigo de propuesta unas lentejas, un nido de tocineta con huevo y un arroz con tocineta.

Ingredientes (4 servicios):

Una taza de lentejas, un pedazo de tocineta, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 1 ají pimiento, 1 hoja de orégano, 2 hojas de culantro, 1 cucharadita de comino, 1 cucharada de aceite y sal a gusto.

Preparación:

Limpie y lave las lentejas. Pique en lonjas finas la tocineta. Limpie y pique en ruedas la cebolla. Limpie y macere los ajos. Lave y pique en tiras el ají. Lave y pique finamente el orégano. Lave el culantro.

Ponga una cacerola a la candela con las lentejas y agua suficiente, déjelas cocinar hasta que ablande el grano. Cuando esté, bájelo, déjelo refrescar y cuélelo reservando el agua donde las cocinó. Ponga una cacerola a la candela con el aceite, la cebolla, el ajo, la tocineta, déjelo que se sofría bien, luego agréguele las lentejas, el ají, el orégano, el cilantro, el comino y la sal. Sofríalo todo dándole vueltas con una cuchara de madera para que no se le pegue y por último vierta poco a poco el agua que reservó y puntéelo de sal. De acuerdo a su gusto, en mi caso me gusta que me quede un poco seco, no con caldo.

Nota: Puede utilizar otro grano que disponga.

Cocina Cubana
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *