La victoria del 15 de Mayo

“Pedimos que las celdas queden vacías, que se abran los cerrojos de las rejas para la liberación de nuestros hijos, que solo un ideal allí los condenó”, este sentir lo plasmaron en su proclama  las madres de los revolucionarios protagonistas de los sucesos del 26 de Julio de 1953 bajo la guía política y militar de Fidel, recluidos luego de los juicios, las condenas de la Causa 37 y la prisión fecunda en las galeras de Presidio Modelo.

Pertenecientes al Comité de Familiares Proamnistía de ayuda a los  presos políticos fundado en Isla de Pinos, las mamás de Ernesto Tizol, de Juan Almeida, de Pedro Miret y de Jesús Montané suscribieron el manuscrito que circuló por toda Cuba, tocó la fibra más sensible del pueblo, propiciando un poderoso movimiento de protesta iniciado en Nueva Gerona, que alcanzó dimensión nacional y obligó al régimen   del tirano Fulgencio Batista a conceder la amnistía, pero puso la condición de que los jóvenes combatientes abandonaran sus ideales, lo cual fue condenado por Fidel: “No queremos amnistía al precio de la deshonra”.

Al no poder socavar la integridad de los patriotas y debido al pujante reclamo popular, Batista firmó la amnistía.

Aquel 15 de mayo de 1955 los pineros se tiraron a las calles palpitantes de júbilo por la victoria y junto a los familiares de los confinados y las Heroínas del Moncada Melba Hernández y Haydée Santamaría fueron al encuentro de los jóvenes de la Generación del centenario para abrazarlos a su salida del centro carcelario.

Los casi dos años confinados en Presidio lo aprovecharon al máximo  al fundarse la academia ideológica Abel Santamaría y la biblioteca Raúl Gómez García para superarse intelectual y políticamente. Había surgido una nueva vanguardia revolucionaria con programa y estrategia propia que siguiendo las tradiciones de lucha del pueblo cubano continuó la lucha hasta alcanzar la liberación definitiva de la Patria el Primero de Enero de 1959.
 

 

Historia
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *