La Súper abuela de la Isla

Marianela Bretau Cabrera

Si usted pregunta en La Fe por Milagros Izquierdo Díaz, tal vez pocos la conozcan, pero si dice “la súper abuela”, la atlética septuagenaria de piel mestiza que desde hace décadas hace del deporte y la cultura física un estilo de vida y lo inculca en la comunidad, entonces le dirán de inmediato muchas referencias…
Ella vive en constante movimiento y alegría, cada día es una oportunidad para ejercitarse y apoyar en los diversos programas educativos y comunitarios del Inder, el Educa a tu Hijo, la Asociación Cubana de Limitados Físico Motores (Aclifim) y la iglesia pentecostal adonde asiste.
“Todo empezó en el año 1986, cuando era profesora de Educación Física (de lo cual soy licenciada) en la antigua Esbec 19 de abril. Después en 1992 comencé a trabajar aquí en el combinado deportivo Roberto Santa Cruz, primero en el departamento de Cultura Física y después en el de Recreación hasta que me jubilé a los 66 años”, me comentó una mañana al terminar los ejercicios matutinos del círculo de abuelos que funciona en ese lugar.
“En mi trabajo siempre he tratado de dar el máximo, lo mismo antes que después de jubilada; recuerdo que cuando atendía Recreación hubo un momento en que nos quedamos solo dos personas trabajando y sin embargo le dábamos atención a Santa Fe completa y a todos los poblados adyacentes”, rememora con orgullo esa etapa que también recuerdo de mi niñez, cuando corrían la voz: ¡ahí viene la súper abuela!
Y se le veía cargada de sacos repletos de pelotas, batos, sogas y demás implementos deportivos que daban rienda suelta a los juegos activos y pasivos para los niños de los distintos barrios, Los Mangos, Julio A. Mella, Patricio Lumumba, Mal País, el Caolín, entre otras comunidades, donde Milagros sabía hacer una verdadera fiesta infantil, con pocos medios, pero sí con mucho deseo y entusiasmo.
A los niños nos gustaba mucho las actividades que ella realizaba pues su constante movimiento era asombroso y te contagiaba, era incansable; dio clases además en las escuelas primarias Magaly Montané y Fabián Fernández, enseñó pelota y críquet, laboró durante diez años en el centro penitenciario El Guayabo en la parte recreativa, entre otras responsabilidades.
Esta súper abuela que tiene seis hijos, afirma que trabajar y caminar es esencial para mantenerse activa, por ello hace una década, desde que se jubiló, sigue vinculada en la promoción del deporte y la cultura física como una forma de vida y de sano esparcimiento en la sociedad pinera.
Desde entonces es activista en la Aclifim donde realizan variadas acciones, ejecutora del Programa Educa a tu Hijo, participa siempre en las tablas gimnásticas del Adulto Mayor que preparan los profesores del combinado deportivo, ejercita tres veces a la semana a los abuelos de la iglesia adonde asiste y siempre tiene algún trabajo a presentar en los fórum de ciencia y técnica.
“En estos momentos estoy haciendo el Tablero Mágico para los niños, en él trabajamos la coordinación visomotora, la habilidad de orden y cuidado y desarrolla la imaginación, es para presentarlo en el Citma para que pueda salir como proyecto”, enfatiza esta mujer de 76 años, Vanguardia Nacional en el 2014 y seleccionada recientemente la Mejor activista de Isla de la Juventud.
A Milagros no la detiene ni los años, sigue siendo una abuela “fuera de seria” como se dice popularmente, en La Fe y más allá.
“Estoy muy contenta y con ganas de seguir trabajando. La edad no importa si Fidel estuvo trabajando hasta el último momento”.

Arrancada 2019 Suplementos
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *