La sensibilidad que todos admiramos

Foto: Pedro Blanco Oliva

Si bien nuestro pueblo es genuinamente solidario, por estos días de contingencia energética ese sentimiento se acrecentó de manera palpable.

Y no por ser ya cotidiano este ejemplo ocurrido el pasado diez de octubre debe dejarse de destacar.

Para Lázaro Naranjo Licourt, chofer de ese camión, pudo ver su acción normal, pero para la veintena de personas agrupadas en la esquina de 41 y 18, fue más que una “botella”.

Máxime cuando al indagar sobre su proceder conocimos que la ruta para llegar a La Fe no pasaba ni remotamente por esa vía.

Agrego más, en todo el trayecto hacia la autopista se bajó de la cabina decena de veces, por cuanto abría la portezuela y ayudaba tanto a hombres, mujeres y niños a subir y bajar, con una amabilidad que todos admiramos.

Un buen ejemplo que deberá mantenerse aunque tengamos millones de litros de petróleo, pues actitudes como esta perduran en la espiritualidad de las personas y acrecientan el valor humano de los cubanos.

Isla de la Juventud Opinion
Pedro Blanco Oliva
Pedro Blanco Oliva

Licenciado en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomado en Periodismo con más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *