La samba “opacó” al tango, en Belo Horizonte (+Fotos)

Tite le devolvió el “jogo-bonito” a Brasil, ese que le había extirpado el anterior coach Dunga. Y Lionel Scaloni sufre el (casi) total desacople de Argentina, por la inexperiencia de la mayoría de sus jugadores. No hubo casualidades en la grama del abarrotado estadio Mineirao, en Belo Horizonte, con 60 mil almas en apoyo de la escuadra “canarinha”, que se impuso 2-0 y avanzó a la gran final de la Copa América de fútbol, después de 12 años.

Con una plausible demostración de sus cuestionados delanteros Firmino y Gabriel Jesús, la férrea marca de Casemiro al crack Lionel Messi, la entrega con mucho tino de su capitán Dani Alves, y la loable actuación del cancerbero Alisson Becker, el conjunto anfitrión, muy eficiente, supo aprovechar dos errores colosales del rival para salir airoso en el bien llamado Superclásico de América.

Jesús evidenció todas las carencias de la defensa albiceleste. En el minuto 8, el árbitro ecuatoriano Alberto Zambrano le mostró la tarjeta amarilla al lateral izquierdo Tagliafico. Y Tite indicó a sus jugadores dejarse caer solamente por esa banda, hábitat de Jesús y Alves. ¡Y acabaron con sus continuas llegadas al área!

En el minuto 19, en una preciosa jugada de equipo que recordó el tradicional “jogo bonito” brasileño, Alves le ganó el balón a Lautaro Martínez; dejó atrás a Acuña con un “sombrero” y superó a Paredes con un recorte. Así, se metió en el área y, como quien mira al graderío, confundió a la zaga albiceleste, cediéndole el balón a Firmino, que asistió a Gabriel Jesus. El ariete del Manchester City se quedó solo delante de la portería de Armani, y mandó a guardar el balón.

Indescriptible, entonces, el bullicio en el Mineirao, donde los hinchas comenzaban a olvidarse de la derrota 1-7 ante Alemania, en la Copa del Mundo 2014.

Pero Argentina, que se gastó un partidazo y nunca tiró la toalla, no tiene a Messi por gusto. Ese gol despertó al crack rosarino, que pidió la pelota y corrió por toda la cancha en busca de un espacio para poder hacer de las suyas. Solo que Casemiro, en ocasiones le arrebató el balón… y en otras lo pateó tan fuerte que Messi le protestó fuertemente al árbitro.

La escuadra albiceleste sumó varias ocasiones durante el juego, pero el destino no le favoreció, pues entre otros disparos, Messi metió uno contra el travesaño en el minuto 57. En el 30’, un centro del rosarino fue cabeceado por el Kun Agüero… y el palo también evitó la caída del arco de Alisson.


El astro argentino no puede con Brasil. (Foto: mediotiempo.com)

Messi no le pudo marcar al meta brasileño, como le sucedió en Roma y en Liverpool, cuando el equipo inglés se midió al Barcelona en la Liga de Campeones. El astro argentino no puede con Brasil: ni le ha marcado, ni le ha ganado en partido oficial. Y ya tiene 32 años. ¿Tendrá otras posibilidades?

Y en el minuto 70, llegó el segundo gol de Brasil. Gabriel Jesús se fue veloz en una contra desde la mitad de la cancha, dejó en el piso a par de defensas, y le cedió el balón a Firmino, para que el delantero del Liverpool marcara a placer. ¡Jaque mate!

Ahí mismo finalizó el juego. En los 20 minutos restantes, no hubo ABC futbolístico. Brasil se refugió en espera de un contraataque cuando la albiceleste viniese a buscar el gol. En tanto, Argentina, ante la impotencia de lograr el objetivo, acrecentó su juego duro. Protestas y más protestas. Se fueron del juego, perdieron la concentración… y Tite lo agradeció.


Gabriel Jesús y Roberto Firmino anotaron los goles para la victoria a favor de Brasil. (Foto: EFE)

Este fue el quinto juego para Alisson y su conjunto, sin recibir goles en esta Copa América. Thiago Silva y Marquinhos, los centrales de la zaga de la “canarinha” que juegan junto en el PSG francés, permiten muy pocas libertades.

Hoy, en la segunda semifinal, el monarca exponente Chile se enfrentará a Perú, en la Arena do Gremio, en Sao Paulo.

Deporte
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *