La Revolución nunca ha auspiciado el terrorismo, lo ha sufrido con la muerte de 3 478 de sus hijos

Este 6 de octubre, Día de las víctimas del terrorismo de Estado, se rindió sentido homenaje a quienes perdieron la vida en el horrendo crimen en Barbados. El General de Ejército Raúl Castro, Primer Secretario del PCC, y Miguel Díaz-Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, enviaron ofrendas florales
Cada 6 de octubre el pueblo cubano recuerda a las víctimas cubanas fallecidas por el terrorismo de Estado practicado por la cia contra nuestro país.
Cada 6 de octubre el pueblo cubano recuerda a las víctimas cubanas fallecidas por el terrorismo de Estado practicado por la cia contra nuestro país. Foto: Ismael Batista

«Cuba siempre rendirá tributo a las víctimas de la acción terrorista del 6 de octubre de 1976. Tenemos memoria histórica y reclamamos justicia», señaló en su cuenta de Twitter Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en ocasión del aniversario 43 del crimen en Barbados.

Precisamente con una peregrinación en la capitalina necrópolis Colón, por el Día de las víctimas del terrorismo de Estado, fueron recordadas en la mañana de ayer las 73 personas que perdieron la vida en el atentado a un avión de Cubana de Aviación.

Junto a los familiares de las víctimas estuvieron presentes Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en la capital, y Reinaldo García Zapata, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, así como representantes del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder), entre otros.

El 6 de octubre de 1976 el vuelo 455 de la compañía aérea Cubana de Aviación estalló frente a las costas de Barbados, debido a la explosión de una bomba colocada por manos terro­ristas.

En ese incalificable acto perdieron la vida 57 cubanos, incluido el equipo juvenil de esgrima, que regresaba a Cuba luego de haber ganado todas las medallas de oro en el Campeonato Centroamericano y del Caribe; varios de ellos no llegaban ni siquiera a los 20 años de edad.

Además, perecieron 11 guyaneses y cinco ciudadanos de la República Popular Democrática de Corea, «vidas útiles dedicadas a nobles actividades, que fueron cortadas de tajo por un acto de violencia», dijo en la ocasión el capitán de Cubana de Aviación Eliecer ­Romero, frente al Panteón de las Fuerzas Armadas.

«Las familias víctimas de este crimen siguen demandando al Gobierno de EE.UU. que se haga justicia», afirmó el ­capitán Romero, quien al momento del atentado apenas tenía nueve años, pero aun así recuerda las vibrantes palabras de Fidel en homenaje a los caídos: «¡Y cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla!».

Los connotados contrarrevolucionarios y terroristas de origen cubano Orlando Bosch Ávila, y el prófugo de la justicia venezolana Luis Posada Carriles, fueron los autores intelectuales de este abominable acto, y nunca pagaron por sus crímenes.

En repetidas oportunidades Cuba denunció a estos peligrosos asesinos, quienes vivieron tranquilamente y disfrutaron de la protección del Gobierno estadounidense en la norteña nación hasta sus respectivas muertes, sin siquiera arrepentirse de los crímenes cometidos contra la Isla, tales como el atentado con bomba contra el avión civil cubano.

Los venezolanos Freddy Lugo y Hernán Ricardo, autores materiales del sabotaje a la aeronave cubana, fueron sentenciados a 20 años de prisión. Estos cuatro delincuentes internacionales fueron entrenados y pagados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EE.UU.

El crimen en Barbados no fue el primero ni el último acto terrorista contra la Revolución Cubana. Por acciones de este tipo han muerto 3 478 cubanos y 2 099 han quedado incapacitados como consecuencia de las agresiones imperialistas contra el pueblo de la Mayor de las Antillas.

Cuba
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *