La producción como estandarte

Foto: Archivo

Por estos días culminaron sendos procesos en el sector cooperativo y campesino, el balance de las juntas directivas y de las organizaciones de base, ambos encaminados hacia un único objetivo, incrementar los volúmenes productivos en bien de la alimentación del pueblo.

Y claro que esos encuentros no son varitas mágicas ni mucho menos, pero sirvieron para trazar estrategias, aunar esfuerzos y potenciar las fortalezas y eliminar debilidades aún presentes en la campiña.

Si bien todavía dista mucho por hacer para cubrir plenamente todas las necesidades de los pineros, no es menos cierto que ya se avizoran tiempos diferentes, sobre todo en cuanto a las viandas, principal talón de Aquiles.

De tomates y frijoles, cultivos cada vez más consolidados, se esperan resultados sorprendentes en esta campaña, lo cual sin lugar a dudas influirá en los precios actuales para alivio del bolsillo de los pineros.

Según los pronósticos de los especialistas estas producciones asegurarán la cuota normada de granos, una importante contribución al ahorro de divisas al país y también acrecentará su presencia de forma liberada en puntos de ventas, placitas y ferias sabatinas.

Del tomate ni hablar, se espera superar las 3 500 toneladas, gracias al rigor del cumplimiento de las normas tecnológicas y la moderna línea aséptica instalada en la empresa agroindustrial Jesús Montané Oropesa.

Volviendo a esos encuentros, muy fructíferos, se habló también del mejoramiento de las condiciones de vida del campesinado y el estrecho vínculo de las cooperativas con la comunidad.

Temas de debate igualmente suscitados en esas reuniones ha sido la necesidad de avanzar en la constante vinculación con la ciencia y la técnica, la superación, como parte indisoluble para alcanzar la eficiencia y productividad requeridas en estos tiempos.

Considero que la organización y preparación de esta evaluación, la combatividad demostrada por los campesinos y su deseo de hacer, unido a la implementación del Plan de Desarrollo Integral, la puesta en práctica de iniciativas y un esfuerzo extra, el campesinado pinero dará la clarinada en un año en que se celebrará el 60 aniversario del Congreso Campesino en Armas, y se reafirma la responsabilidad de aportar más del 70 por ciento de la producción agropecuaria.

 

 

Opinion
Pedro Blanco Oliva
Pedro Blanco Oliva

Licenciado en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomado en Periodismo con más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *