La pregunta clave: ¿Por qué Facebook, Instagram y WhatsApp dejaron de funcionar?

Facebook, Instagram, WhatsApp y Oculus dejaron de funcionar en todos los rincones del imperio de Mark Zuckerberg este lunes. Fue un apagón de las redes sociales que puede describirse como “minucioso” y resultó particularmente difícil de solucionar.

El propio Facebook no ha confirmado la causa raíz de sus problemas, pero abundan las pistas en Internet. La familia de aplicaciones de la compañía efectivamente desapareció de Internet a las 11:40 am ET, según el momento en que los registros de su Sistema de nombres de dominio se volvieron inalcanzables. A menudo se hace referencia al DNS como la guía telefónica de Internet; es lo que traduce los nombres de host que escribe en una pestaña de URL, como facebook.com, en direcciones IP, que es donde viven esos sitios.

Los contratiempos de DNS son bastante comunes y, en caso de duda, son la razón por la que un sitio determinado ha fallado. Pueden suceder por todo tipo de razones técnicas dudosas, a menudo relacionadas con problemas de configuración, y pueden ser relativamente fáciles de resolver. En este caso, sin embargo, parecía estar en marcha algo más serio.

“La interrupción de Facebook pareció causada por DNS; sin embargo, eso es solo un síntoma del problema”, dice Troy Mursch, director de investigación de la empresa de inteligencia de ciberamenazas Bad Packets. El problema fundamental, dice Mursch, y otros expertos están de acuerdo, es que Facebook retiró la ruta denominada Border Gateway Protocol que contiene las direcciones IP de sus servidores de nombres DNS. Si DNS es la guía telefónica de Internet, BGP es su sistema de navegación; decide qué ruta toman los datos mientras viajan por la superautopista de la información.

“Puede pensar en ello como un juego de teléfono”, pero en lugar de que la gente juegue, son redes más pequeñas que se permiten entre sí cómo comunicarse con ellas, dice Angelique Medina, directora de marketing de productos de la firma de monitoreo de redes Cisco ThousandEyes. “Anuncian esta ruta a su vecino y su vecino la propagará a sus compañeros”.

Es mucha jerga, pero es fácil de explicar: Facebook se salió del mapa de Internet. Si intentaba hacer ping a esas direcciones IP, “los paquetes terminan en un agujero negro”, dice Mursch.

La pregunta obvia y aún sin resolver es por qué esas rutas BGP desaparecieron en primer lugar. No es una dolencia común, especialmente a esta escala o durante esta duración. Facebook no dijo nada más que un tweet: “estamos trabajando para que las cosas vuelvan a la normalidad lo más rápido posible”. Pero los expertos en infraestructura de Internet que hablaron con WIRED sugirieron que la respuesta más probable era una mala configuración por parte de Facebook. “Parece que Facebook ha hecho algo con sus enrutadores, los que conectan la red de Facebook al resto de Internet”, dice John Graham-Cumming, director de tecnología de la empresa de infraestructura de Internet Cloudflare, quien enfatizó que no conoce los detalles de lo que pasó. Después de todo, dice, Internet es esencialmente una red de redes, cada una anunciando su presencia a la otra.

Lo que también significa que se ven afectados más que solo los servicios externos de Facebook. No puede utilizar “Iniciar sesión con Facebook” en sitios de terceros, por ejemplo. Y dado que las propias redes internas de la empresa no pueden acceder a Internet externo, sus empleados, según se informa, tampoco pueden hacer mucho hoy. (El CEO de Instagram, Adam Mosseri, incluso tuiteó que “se siente como un día de nieve”).

Eso también podría ayudar a explicar por qué tardó tanto en volver a funcionar. En 2019, una interrupción de Google Cloud impidió que los ingenieros de Google se conectaran para solucionar la interrupción de Google Cloud que los mantenía desconectados. Parece al menos posible que Facebook se atascó en un Catch-22 similar, incapaz de conectarse a Internet para solucionar el problema de enrutamiento de BGP que le permitiría llegar a Internet.

Mientras tanto, el resto de Internet ha sentido la ausencia de Facebook. O, más específicamente, los solucionadores de DNS como Cloudflare —servicios que convierten esos nombres de dominio en direcciones IP— han visto hasta el doble de la cantidad habitual de tráfico, ya que la gente sigue intentando cargar Facebook, Instagram y WhatsApp en vano. Esas solicitudes no son suficientes para abrumar al sistema, pero el aumento es un recordatorio de lo interdependiente y, a veces, frágil que es Internet.

“No es tanto que la dramática historia de todo Internet pueda caer, o alguna tontería como esa”, dice Graham-Cumming. “Es más que es un sistema interconectado y se mantiene activo en parte por cuestiones técnicas y en parte por personas que lo vigilan día y noche”.

(Con información de The Wired)

Vea además

Ciencia y Tecnología Mundo
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *