La Pionera del Che

Foto: Gerardo Mayet Cruz

A 90 años del natalicio de Ernesto Guevara, Carmen Palenzuela Gato rememora recuerdos de niña junto al Guerrillero Heroico en la entonces Isla de Pinos

Fotos: Gerardo Mayet Cruz y cortesía de la entrevistada

Corrieron los días, meses… ya Carmen Palenzuela Gato no era la niña de cuatro años que sus padres, junto a sus dos hermanos, trajeron de Batabanó a vivir en Nueva Gerona.

Más bien menuda, aunque espigada y muy inteligente esta muchacha de secundaria siempre andaba presurosa por llegar puntual a las clases en su centro escolar Miriam Almaral Bacallao –hoy Josué País García– o declamando poesías en cuanta actividad  patriótica, cultural, recreativafomentaba la Unión de Pioneros de Cuba entre sus miembros.

Cierta tarde llegó a casa y anunció con voz jubilosa: “¡Mami, papi, me escogieron para participar en el recibimiento al Che”!

Estalló la alegría familiar, la madre le prestó su tijera para que el entonces Ministro de Industrias cortara la cinta.

A la mañana siguiente el sol no había despuntado aún, cuando la guagua salió de calle Martí cargada de pioneros rumbo a la planta beneficiadora de caolín Julius Fucik, inaugurada por Ernesto Guevara la Serna ese diez de mayo de 1964.

Muy cercano al 14 de junio, fecha en que el Guerrillero Heroico cumpliría 90 años este 2018, Carmen recuerdael suceso como si lo viviera de nuevo, desde su hogar en el reparto Abel Santamaría.

“Me separaron del grupo, entregué la tijera y esperé en el sitio indicado. El Che cortó la cinta y los niños querían entrar de un golpe, yo le dije: ’esperen que no pueden pasar ’.

“Al escucharme el Che se fija en mí, ve mi disposición, mi disciplina”.

–Vamos, cuadrito, ven acá, así me llamó.

Se agachó, dándome una suave palmada, un abrazo y un beso.

–¿Qué vas a estudiar?, preguntó

–Yo, seré militar, le respondí.

“Estuve a su lado durante el recorrido por la fábrica, cuyo equipamiento era moderno entonces, también lo acompañaba su esposa Aleida March, dirigentes, trabajadores, sus escoltas…al dirigirnos a la tribuna me ayudó a subir y recité la poesía titulada Fidel, Fidel que aprendí del libro Odas mambisas, de Manuel Navarro Luna.

“El Che hizo las conclusiones y llamó a los obreros a procesar con calidad la arcilla para su utilización en producciones importantes para los pineros y la economía nacional.

“Creció en mí el sentido de la responsabilidad, el amor a la Patria, la solidaridad, el afán de ayudar a las personas a ser mejores. El

Comandante Antonio Sánchez Díaz, jefe de la Región Militar en ese tiempo, me llevaba consigo a los actos para que recitara poesías patrióticas.

“Como en la Isla no había noveno grado, mi papá me becó en La Habana, en Miramar, en el centro Pablo de la Torriente Braucon disciplina militar atendido por los maestros llamados makarenko, cuya formación la sustentaban en la disciplina y autodisciplina. No seguí en elpreuniversitario porque el huracán Alma arrasó con mi terruñoy me quedé para Reconstruir lo perdido y avanzar mucho más.

“Hay una anécdota y es que cuando Arturo Lince González, quien años después fueraprimer Secretario del Partido, supo que había estado en la apertura de la fábrica de caolín, me puso el calificativo de la Pionera del Che y de esa manera se dirigía a mí en las reuniones.

“El Che vio en mí madera de cuadro y eso he sido: primero en el Comité Municipal de la UJC, luego oficial del Ministerio del Interior y en la actualidad, a mis 66 años, soy la presidenta del Consejo de jubilados de la Logística del Minint. Cumplí la promesa que le hice.

“En este pedazo de suelo cubano está su legado en cada pinero y en esa fábrica, única de su tipo en Cuba, que ha diversificado sus producciones, aporta renglones significativos que sustituyen importaciones al país y contribuye con el Plan de Desarrollo Integral”.

Foto: cortesía de la entrevistada
90 Aniversario del Natalicio del Che Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *