La mujer sigue haciendo historia

Foto: Archivo

Este ocho de marzo celebraremos el Día Internacional de la Mujer y justo que el deporte las reconozca, pues desde que el mundo es mundo han sido sometidas por la mano insolente de algunos hombres.

Ellas han tenido que luchar en la historia por derechos elementales y aunque han ganado mucho terreno, aún quedan aspectos por conquistar. Por eso este lunes es un día propicio para exclamar: ¡Qué vivan las mujeres! y en este caso aquellas que han hecho historia en el deporte.

Durante siglos han tenido que abrirse paso en contra de prejuicios y trabas de una sociedad que pensaba que no podían ni debían practicar deporte y aunque la discriminación se hace notar, su presencia en el universo del músculo es cada vez más evidente.

En los Juegos Olímpicos de la antigua Grecia solo podían participar los hombres, las damas casadas tenían prohibida la entrada y las solteras debían hacerlo únicamente como espectadoras.

El deporte moderno fue desarrollándose, aunque hasta el Comité Olímpico Internacional rechazaba su participación en muchas competiciones, la intervención femenina fue aumentando y contribuyó a su propia popularización el impacto de figuras destacadas.

Hoy el mundo el deporte femenino está más normalizado y ellas demuestran ser capaces de lograr éxitos a pesar de los obstáculos.

En la Isla de la Juventud muchas han brillado en escenarios competitivos, como las kayacistas Eliza Zaldívar, Grisel Rivas, Vilma La O, Yulitza Meneses y Yusmary Mengana. Las judocas Irasema Arias y Dalila Fonseca.

De igual manera en el deporte rey sobresalieron Damaris Anderson, Ivón Pérez y Gilda Casanova; en remo Yaquelín Hernández, mientras María Magdalena Santos, Yadira Rodríguez y Noveilys Ibáñez descollaron en gimnasia rítmica; béisbol y softbol, por ese orden, entre otras que rompieron moldes y con sus triunfos, inéditos en sus disciplinas, abrieron un camino que tuvo su colofón en varias citas estivales.

Hoy las mujeres que practican deporte o siguen los certámenes de este aumentan. Miles de jóvenes se ven a diario en maratones en calles y gimnasios como muestra de que su presencia no ha hecho más que crecer y demostrar que toda historia tiene un antes y un después, y el de ellas se escribe e inicia hoy en las escuelas desde tempranas edades, porque ahí nacen la pasión por el deporte y la voluntad de vencer.

(*) Colaborador

 

Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *