La madre con el niño en brazos

Monumento local revela detalles y simbolismos

La escultura de la mujer con el niño en brazos –en los parques centrales de Nueva Gerona y Santa Fe– siempre significó para mí un doble enigma como historiador. Nadie pudo responderme cuándo se develaron, quién lo hizo y porqué motivos. ¿Cuál era el verdadero simbolismo esculpido en el bronce? Madre, cuidadora, enfermera o vaya usted a saber qué hembra en pose maternal.

El monumento de Nueva Gerona, con el niño acunado en los brazos (cortesía de la entrevistada)

Las respuestas estaban como abroqueladas por el tiempo, nada en periódicos y revistas, ni documentos o testimonios.

Pasaron años de búsqueda y lo que no logró el historiador vino buenamente a las manos del periodista a través de una mujer singular, Evangelina Acosta Vieites, “Eva”, jefa del departamento de Procesos Estadísticos en la Onei aquí. Una Hija de la Acacia, asociación para-masónica que agrupa a esposas y familiares de masones.

Eva me cedió varias fotografías y la historia que ahora les comparto.

Una de las fotos esclarecía un trozo sustancial del enigma mayor: en la base de la escultura estaba grabado …homenaje a las Madres, por la Logia AJEF Luis M. Arredondo, y daba incluso la fecha: 9-5-54; Día de las Madres que coincide 67 años después con el que celebramos en igual fecha de esta semana.

Antes de tener esta foto en mis manos, y puesto que el monumento de Nueva Gerona desapareció de forma prematura, especulábamos que quizá se tratara de la misma escultura santafeseña, solo que alguien había salvado la primera cambiándola de lugar.

“No –indicó Eva–, observe bien las fotos. La de Nueva Gerona tenía al niño acostado, mimándolo como si fuera a darle de mamar; y la de La Fe lo tiene sentado en las rodillas”. Verificado el detalle, no caben dudas, son diferentes; aunque enaltezcan el mismo sentimiento.

Luego de esclarecer esa interrogante y ante el hecho histórico, creo entender mejor su simbolismo. Y considero no apartarme un ápice de la realidad si sostengo que apostar ambas esculturas fue una acción insurrecta de los jóvenes ajefistas (Asociación de Jóvenes Esperanza de la Fraternidad) de aquellos tiempos cuando apenas un año antes, en el Moncada, se empinara la Generación del Centenario frente al golpe artero de Batista; respondían a una tradición de la masonería cubana, situar un monumento a las madres en cada parque del país. Pero aquí lo hicieron en un momento muy convulso, cuando era reciente la entrada de aquellos combatientes en Presidio Modelo. Y escogieron muy bien el simbolismo: rendían homenaje a quien todos nos debemos, a la madre: símbolo eterno de la Patria.

Historia Huellas Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *