La Habana de la Bienal: Si el preámbulo fue bueno… (+Videos, Fotos y PDF)

Para él, 1991 tiene, sin desconocer el (sin)sabor de un tiempo difícil, el sortilegio otro que solo se explica desde el agradecimiento. Ese con que a un joven de apenas 21 vueltas de almanaque y a un artista que ya tenía vocación de laboratorio de inquietudes, una puerta abierta en el momento preciso le cambiaron (para bien) la suerte.

Por eso mirar de nuevo hacia aquellos 21, con los aguaceros y las alegrías de un camino sólido, 30 años después, implica redescubrir(se) desde el ADN de un evento que lo habita, que lo reta como pocos y le desafía las nostalgias. Un espacio del que se sabe, ante todo, hijo. Porque sí, ya lo había dicho minutos antes de conversar con Cubadebate: “Yo soy un hijo de la Bienal de La Habana”.

Contestar nuestra interrogante/provocación sobre esa maternidad con que la Bienal lo asumió, lo lleva de vuelta a una dirección en el Vedado capitalino… una céntrica dirección que, entonces, se dibujaría resorte en su carrera artística.

“Imagínate tener 21 años y que, de pronto, te den la posibilidad increíble de hacer una exposición individual, en el marco de la Bienal de La Habana, en la galería de 23 y 12. Me volví notorio de un día para otro. Un momento único, muy particular”, sobre todo porque “no siempre confluye al mismo tiempo físico tanta gente interesada en un mismo tema”. Así dice él a la altura de una obra en la que, el virtuosismo y el alma a pie de firma, lo han consagrado en nuestras artes visuales como Kcho —desde hace muchas bienales atrás— , cuando entonces era, para la mayoría que lo empezaba a descubrir, el joven Alexis Leyva Machado.

Es fácil adivinar por qué, en su sentir, “la Bienal de La Habana es el evento máximo”. Y otra vez nos ubica en año, plaza y contexto: La Habana, 1991. “Un  momento complicadísimo, estaba esto lleno de de curadores, directores de museos, de revistas de arte… en el mismo lugar. De repente, una pequeña exposición de un artista de 21 años se vuelve notoria. Tuvo unos cuantos reviews en revistas, en periódicos… Y a partir de ahí empezaron a invitarme a exposiciones en el mundo. De otra forma, habría sido diferente”, resume.

Aquel Paisaje popular cubano que dio vida y título a su muestra personal, sería el primer paso de un itinerario con parada de lujo en el Museo de Bellas Artes, un año más tarde, en la que fuera su primera expo bajo la magia y la historia que conviven en ese edificio. “Ahí está la respuesta”, precisa.

Alexis Leyva Machado, Kcho, es uno de los artistas invitados en la edición 14 de la Bienal. Foto: Karla Castillo/ Cubadebate.

Ahora regresa a erigirle nuevas razones a la edición 14 de esta gran fiesta del arte contemporáneo en Cuba. Sabiéndolo tan internacional, se nos hace siempre grata esa urgencia tan suya de volver a las raíces… Tantos lugares, tanta ocasión propicia, ¿por qué precisamente ponerle fecha y plaza cultural a este Manifiesto de Kcho en La Habana de la Bienal?

“Un hombre se debe a un lugar. Hay una frase martiana que habla de la idea de que un hombre sin tierra es como un árbol en el mar. Bueno, yo no soy un árbol en el mar. Soy un hombre, soy un cubano. Me debo a mi Cuba y a los cubanos, y por supuesto, a mis raíces muy profundas en nuestra geografía. Eso me llena de mucha felicidad y orgullo”.

Quizás, también, por esa esencia que compartió, confesiones atrás en una sala con la prensa: “La Bienal de La Habana, desde su nacimiento en 1984, ha sido un éxito. Cambió la forma en la que los artistas cubanos mostramos y vemos el arte. Se convirtió en un espacio único y especial para mostrar el quehacer de Cuba y del Tercer Mundo… Es un gran logro de la cultura cubana”. Nada, que, visto desde sus ojos de creador, “el arte no sería lo mismo sin la Bienal”. Y esta última, recuerda, le debe demasiado a Fidel y a Armando Hart.

Rescatando el curso, obra compuesta por dos botes y cuatro remos de acero. Foto: Kcho Estudio Orgánico de Romerillo.

Pero Manifiesto nació en 5ta. Avenida antes de que sea expuesto en ella el próximo 6 de diciembre, a las 5:00 p.m. Nació de una invitación y de una “deuda” creativa con aquel jardinero que, en 2002, le detuvo el paso a Kcho y le sembró la idea.

Así, esta exposición pública que será inaugurada el mismo día en que arranca motores la segunda experiencia de la Bienal, hará germinar nuevas inspiraciones en quienes, desde 110 hasta la calle 4 por esa céntrica vía en Miramar, se permitan recorrer con el artista los derroteros de sus pasiones.

“Acepto que interactúen con la obra, que la pinten. El arte es algo vivo. No quiero controlar la forma en que los cubanos interactúen con ella”, asegura Kcho.

Diez esculturas de gran formato, realizadas en acero, invitan a desandar la 5ta. Avenida, que ya en sí “es un carnaval”, admite el creador: Rescate, El pensador, El salto, Quemando las naves, En su nombre, Mi paz y mi camino, La última historia, Rectificando el curso, La nueva puerta e Iluminados. Estas perfilan la conexión de su Estudio Orgánico del Romerillo, el espacio público y la galería, a propósito de la muestra que aún se exhibe en Bellas Artes, titulada En ningún lugar como en casa. 

Mi paz y mi camino, obra realizada con un tubo y 11 botes de acero. Foto: Kcho Estudio Orgánico de Romerillo.

De tal Preámbulo, tal experiencia

Inaugurada oficialmente el pasado 12 de noviembre, la Bienal cierra las puertas a su primera parada (este 5 de diciembre), de las tres experiencias en que ha sido concebida su edición 14.

Difícil resulta tomarle el pulso, entonces, al mayor certamen del arte contemporáneo en Cuba, cuando apenas comienza. Sin embargo, sus organizadores se aventuraron a un primer diagnóstico que habla de la buena salud de una Bienal donde se extrañan los espacios físicos a mayor escala, pero que —desde los entornos virtuales— ha supuesto y ampliado nuevos espacios de convergencias.

Norma Rodríguez Derivet, presidenta del Consejo Nacional de las Artes Plásticas. Foto: Karla Castillo/ Cubadebate.

Norma Rodríguez Derivet, presidenta del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, significó el reconocimiento de las Bienales del mundo, con la participación de creadores y curadores internacionales en el evento teórico. Un ítem favorable para el público cubano e internacional. El desafío de los escenarios digitales de participación ha sido, a su vez, complemento necesario. Los números así lo dicen: 24 horas de transmisiones totales que han alcanzado a públicos de 82 naciones, entre las que destacan el país anfitrión, Estados Unidos, España, China, Italia, Francia, Perú y Brasil.

“El evento teórico lo abrimos a diversos campos del saber”, aseveró Rodríguez Derivet. De ahí que “la parte teórica no va tener fin, tendrá una continuidad en el resto de las actividades en las siguientes etapas de la Bienal. Una etapa muy favorable”, añadió. “Debemos estar satisfechos porque realmente ha sido buena y se lograron importantes exposiciones que no terminan”. Entre estas, mencionó la de Lesbia Vent Dumois en Bellas Artes; la del Premio Nacional de Artes Plásticas 2020, Rafael Zarza; así como la de José Villa Soberón.

Nelson Ramírez de Arellano, director de la Bienal de La Habana y del Centro Wifredo Lam, ofreció detalles de la segunda experiencia, la cual iniciará el próximo 6 de diciembre. Foto: Karla Castillo/ Cubadebate.

Por su parte, Nelson Ramírez de Arellano, director de la Bienal y del Centro Wilfredo Lam, valoró: “La experiencia Preámbulo ha sido un éxito, la hemos logrado hacer con muy pocos recursos, pero con dignidad y muchísimo alcance”. Y, entre las acciones de esta fase inicial, destacó la expo Caminos que no conducen a Roma. Colonialidad, descolonización y contemporaneidad.

Puntualizó Ramírez Arellano que la segunda experiencia comenzará el lunes 6 de diciembre y se extenderá hasta el 24 de marzo. Identificada como La Habana de la Bienal, constituye la etapa más larga y aquí los esfuerzos harán diana en la visibilidad y promoción del quehacer de los artistas cubanos.

Dos de estos segmentos se insertan dentro de los objetivos conceptuales de la Bienal y los llamados Proyectos Especiales, con la curaduría de expertos cubanos y extranjeros, son aceptados en la categoría de proyectos independientes, acotó. En tanto, la tercera experiencia estará abierta al público hasta el 22 de abril de 2022.

Expo colectiva Disonancias estará abierta al público desde este 9 de diciembre y hasta abril de 2022. Foto: Facebook/ CDAV.

Lecturas desde fuera, Habana adentro: No hay mal que por Bien(al) no venga

No han faltado presiones foráneas para intentar cortarle las alas a esta fiesta cultural. Tampoco han faltado los retos cotidianos en casa y en tiempos de pandemia. Incluso así, la Bienal no ha renunciado a su espíritu más inclusivo e irreverente de llevar el arte a todos y sacarlo de los espacios más convencionales, de ser y generar el impulso creativo. De contagiar, para bien, y de repensar espacios, proyectos. Nada, no hay mal que por Bien(al) no venga…

A las voces amigas de intelectuales que respaldaron a Cuba con su Sí por la Bienal de La Habana, en el diario mexicano La Jornada, se han ido sumando otras nuevas y ya alcanzan las 1 400 rúbricas en el mundo. Ello dice mucho del prestigio y lo fértil de este hervidero de arte con epicentro en la capital cubana.

Un ejercicio constructivo a tiempo completo y a muchas manos… una prueba de fe, un reencuentro individual y colectivo, un desafío a crecer(nos), un despojo de reticencias, una reinvención constante… Todo eso resume el alma de la Bienal de La Habana y todo lo que no se alcanza a decir ni a dibujar en una única línea de 14 puntos, invitando a lo bueno.  

Un resumen de los principales resultados del preámbulo de esta Bienal de La Habana fue dado a conocer en conferencia de prensa, este 1ro. de diciembre, en el hotel Memories Miramar. Foto: Karla Castillo/ Cubadebate.

En video, Kcho cuenta a Cubadebate por qué es hijo de la Bienal

En video, noticiero de la Bienal de La Habana

¿Qué trae el programa de esta segunda experiencia?

  • Descargue aquí el programa completo (PDF, 88 KB

Aquí les dejamos algunas sugerencias:

3 de diciembre

  • Estado de espíritu: Exposición colectiva por el aniversario 35 de la Asociación Hermanos Saíz (AHS). Lugar: Pabellón Cuba. Hora: 4:00 p.m.

6 de diciembre

  • Farmacia: Volver a la tierra. Botiquín Promocional. La historia de Farmacia contada a través de postales y cápsulas de video. Lugar: @laFarmaciaTelurica2 @BienaldeLaHabana, Pinar del Río.
  • Proyecto de escultura pública de Alexis Leyva Machado (Kcho). Lugar: 5ta Avenida (de calle 4 a calle 110). Hora: 5:00 p.m.

7 de diciembre

  • De lo internacional a lo inesperado: Exposición colectiva (Noviembre Fotográfico). Lugar: Fototeca de Cuba. Hora: 4:00 p.m.
  • Más allá de la apropiación: Exposición colectiva (Noviembre Fotográfico)
  • Proyecto enRegla: Yemayá canta a La Habana. Concierto del conjunto Güiros de San Cristóbal. Lugar: Ceiba, Emboque de Regla. Hora: 5:00 p.m.
  • Imaginarios visuales femeninos: Exposición colectiva (Cuba-Chile). Lugar: CPAP Luz y Oficios. Hora: 6:00 p.m.
  • Oríkí. Canción de elogio: Exposición personal de Santiago Rodríguez Olazábal. Lugar: Factoría Habana.

8 de diciembre

  • No es una utopía (I): Instalación escultórica de José Carlos Mesa. Lugar: Galería Manos, ACAA. Hora: 3:00 p.m.
  • San Alejandro desde la experiencia: Proyecto artístico pedagógico basado en la historia de San Alejandro en las Bienales de La Habana con talleres abiertos que permitirán al público interactuar con el proceso educativo. Lugar: Academia de Bellas Artes San Alejandro. Hora: 4:00 p.m.

9 de diciembre

  • Islas: Exposición colectiva. Lugar: Centro Experimental de las Artes Visuales José A. Díaz Peláez. Hora: 5:00 p.m.
  • Disonancias: Exposición colectiva. Lugar: Centro de Desarrollo de las Artes Visuales (CDAV). Hora: 5:00 p.m..
  • Proyectos en paralelo a la Bienal.

11 de diciembre

  • Yo camino soñando: Exposición colectiva. Lugar: Galería 23 y 12. Hora: 5:00 p.m.
  • Exposición personal de Lianet Martínez. Lugar: La Nave. Hora: 6:00 p.m.

12 de diciembre

  • enRegla. Malecón Temporal. Lugar: Litoral del Emboque de Regla. Hora: 4:00 p.m.

14 de diciembre

  • A fin de cuentas: Exposición colectiva. Ádan Iglesias, Arístides Hernández (Ares), Alfredo Martirena, Carlos Alejandro Falcó, Michel Moro, Yoennis Batista. Lugar: Galería Villena (Plaza de Armas). Hora: 5:00 p.m.

15 de diciembre

  • La espera: Exposición personal de Alejandro Lescay. Lugar: Galería Galiano. Hora: 5:00 p.m.
  • Las memorias: Exposición bipersonal de Raúl Sangrador (México) y Miguel L. Osorio Martínez (Cuba). Lugar: Galería La Moderna. Hora: 4:00 p.m.
  • Forma, espacio y luz: Concurso auspiciado por Codema y la Oficina del Historiador de la Ciudad, sobre la obra escultórica de Rita Longa. Lugar: Convento de San Francisco de Asís. Hora: 3:00 p.m.
  • Exposición de Francisco Javier. Lugar: Galería Manos. Hora: 4:00 p.m.

16 de diciembre

  • Del río que todo lo arrastra: Exposición colectiva. Lugar: Farmacia La Reunión. Hora: 4:00 p.m.
  • Lesbia Vent Dumois. Presentación del libro de la artista Premio Nacional de Artes Plásticas, editado por Collage Ediciones y el sello ArteCubano. Lugar: Jardines de la UNEAC. Hora: 4:00 p.m.
  • La fuerza del tiempo: Exposición personal de Santiago Rodríguez Olazábal. Lugar: Galería La Acacia. Hora: 6:00 p.m.

23 de diciembre

  • Antonia Eiriz, el desgarramiento de la sinceridad: Exposición antológica de Antonia Eiriz. Lugar: Museo Nacional de Bellas Artes. Hora: 4:00 p.m.

24 de diciembre

  • Reflexiones sobre el Antropoceno. Conferencia del Dr.C. Giraldo Alayón. Lugar: Sede de Fundación Ariguanabo. Hora: 10:00 a.m., San Antonio de los Baños.

25 de diciembre

  • Sancti Spíritus: Carnaval Conceptual. Lugar: Parque de la Iglesia Mayor.

¿Adónde ir en esta Bienal de La Habana?

Otros artículos del autor:

Cuba Cultura
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *