La gran escuela de todos

En las intensas jornadas de educadores y demás trabajadores del sector no falta el apoyo de la familia, la comunidad y colectivos de otras entidades
Los recursos materiales están garantizados en las instituciones educativas
Foto: Yesmani Vega Ávalos

Se acerca el cuatro de septiembre, fecha en que iniciará el curso escolar  2017–2018, y el ajetreo es constante en las más de 70 instituciones educativas del Municipio.

Desde días previos educadores y demás trabajadores del sector, familiares, vecinos y personal de diversas entidades unen esfuerzos para que el nuevo período lectivo abra sus puertas con éxito y se incorporen a las aulas en mejor entorno los cerca de 16 000 estudiantes de la enseñanza general y universitaria.

Un recorrido por las escuelas confirma la envergadura de estas labores.

ANSIEDAD POR RETORNAR AL AULA

“Vine a colaborar con las tareas previas al inicio de curso para que la imagen del preuniversitario Celia Sánchez Manduley sea diferente”, expresa Aixa Daimí Rodríguez Hurtado, una de las estudiantes incorporadas a esas faenas.

Su rostro refleja la ansiedad del retorno a la vida escolar y con utensilios de limpieza en mano cuenta a sus compañeros de grupo las vivencias de la etapa vacacional y los deseos de ver al resto del colectivo.

La Universidad moderniza sus procesos
Foto: Yesmani Vega Ávalos

“Anhelo llegue el primer día de clases con el compromiso de que la calidad del proceso docente educativo sea superior y en estrecho vínculo con la comunidad”, expresa Keila Guerra del Toro, su profesora de inglés y guía, e integrante del equipo encargado de impartir clases a los alumnos de décimo grado que formarán parte del tercer perfeccionamiento educacional aquí.

Mientras participan en el trabajo voluntario, Keila no pierde la oportunidad para conversar con sus discípulos acerca de la disciplina y el cumplimiento del reglamento escolar.

VINCULO CON LA FAMILIA Y LA COMUNIDAD

Llegamos al Centro Mixto Enrique Hart Dávalos, donde nos sorprendimos al ver a Claudia Romero Licourt, quien debutó como maestra hace dos años en ese centro, acompañada por sus padres en las tareas de organización del aula en la que compartirá con sus alumnos de segundo grado.

“Me ayudan en todo cuanto me propongo y continúan guiando mis pasos a pesar de mis 20 años”, manifiesta emocionada y contenta de disponer ya de la base material de estudio y otros medios llegados a tiempo.

Elicelda Escalona Sánchez, abuela de un alumno de Claudia, afirma sentirse a gusto con ella y la ayuda en todo cuanto necesite.

Sara Segura Díaz, directora, explica que el claustro está completo y cuenta con la colaboración de los pobladores del Consejo Popular de Sierra Caballos, donde radica la institución educativa.

Eso permite trabajar de conjunto para garantizar las condiciones higiénico-sanitarias y evitar situaciones epidemiológicas de riesgo.

LAS EMPRESAS TAMBIÉN APORTAN

Entidades de diversos sectores igualmente ponen su granito de arena en el acondicionamiento de las escuelas desde el 28 de agosto.

Pintar, limpiar, chapear las áreas fueron de las acciones realizadas en los planteles
Foto: Yesmani Vega Ávalos

“Para mi es un deleite contribuir con las tareas previas de ambientación de locales tanto internos como exteriores en la primaria Antonio Sánchez Díaz”, comenta Jesús Acosta Disotuar, rectificador de talleres de la Empresa de Transporte Público, y sigue pintando.

Sudoroso lo acompañaba José Ángel Santos Morales, chofer y mecánico en la misma empresa, quien opina que siempre colabora con Educación en diversas actividades, no solo con motivo del inicio de curso sino también en otros momentos, y siente placer cuando tributa al buen funcionamiento del proceso docente, que, enfatiza, es responsabilidad de toda la sociedad.

Jorge Luis Espinosa Almaguer, plomero de Mantenimiento a obras educacionales, habla de la consagración y resultados positivos en las instalaciones hidráulicas realizadas en escuelas del territorio y en centros de apoyo a las actividades de la docencia, como la Especial José Martí, la primaria Manuel Alcolea, el Centro Mixto Enrique Hart y la Casa de Niños sin Amparo Familiar.

CAMBIOS NOTORIOS

Los cambios son notorios en la escuela primaria Hermanos Saíz, en el Consejo Popular Micro 70, a pesar de que todavía se están haciendo arreglos y trabajan en la ampliación de las 14 aulas.

“Los recursos están garantizados y, a tono con el país, se pretende acrecentar el mejoramiento de las condiciones laborales para el bienestar de trabajadores y alumnos, comenta Niurka Riverón Azahares, su directora.

Pintar, limpiar, chapear las áreas fueron de las acciones realizadas en los planteles
Foto: Yesmani Vega Ávalos

Hace alusión asimismo al estado constructivo, el cual muestra avances y es voluntad de la brigada de mantenimiento de educación continuar avanzando para tener aquí una secundaria básica.

Junto a ella está Ovidio Cobo León, cocinero, quien con alegría destaca: “Los trabajadores de servicio disponemos de guantes, batas, escobas, frazadas, botas, vasos, tenedores, jarras y otros recursos y los estudiantes tienen los materiales requeridos, contarán con bebedero conectado a las neveras de agua fría, y lavamanos para el aseo”.

UNIVERSIDAD CON TECNOLOGIA RENOVADA

La Universidad moderniza sus procesos
Foto: Yesmani Vega Ávalos

El avance tecnológico en la Universidad Jesús Montané Oropesa permite que sus procesos se modernicen a pasos agigantados, afirma la Doctora en Ciencias de la Educación María Regla Facenda Suárez, rectora de la institución.

La Universidad moderniza sus procesos
Foto: Yesmani Vega Ávalos

“La incorporación de la tecnología en las aulas y laboratorios va rápidamente hacia una mayor interactividad y, por lo tanto, más participación de alumnos y profesores en las actividades docentes.

“Los laboratorios de idioma, Informática, Física y Química están en condiciones óptimas y tienen garantizado el soporte tecnológico.

“Los más de 1 484 alumnos y de ellos los 683 de nuevo ingreso en las diferentes modalidades de estudio, como cursos diurno, por encuentro y educación a distancia, no sólo participarán activamente, sino que podrán aplicar sus conocimientos y atracción por la tecnología para mantener un nivel mucho más elevado de atención y aprendizaje.

El profesorado tendrá, de igual modo, los medios para el ejercicio en profesión, agrega.

La maestra Claudia y sus padres se suman a las tareas de embellecimiento.
Foto: Yesmani Vega Ávalos

Cada comunidad es por estos días una gran escuela, donde todos, alumnos, familiares, vecinos, las organizaciones y trabajadores, comparten el argullo y la alegría de aportan a esa gran fiesta de la sociedad que representa la alborada de un curso que mira optimista al futuro que junto construimos.

En lo adelante toca velar porque las instalaciones docentes del territorio continúen recibiendo un impacto favorable en las actividades de la docencia como una voluntad de la revolución de mantener las conquistas alcanzadas.

Isla de la Juventud
Damarys Bravo González
Damarys Bravo González

Especialista de Posgrado en Educación Superior. Licenciada en Literatura y Español en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *