La democracia en que confió Fidel

A solo 10 días del segundo aniversario de la desaparición física del Comandante en Jefe iniciaron esas reuniones que devienen escenarios para consolidar en los barrios los valores expresados en su concepto de Revolución y garantizar la continuidad del singular sistema democrático

Los delegados del Poder Popular electos en las 83 circunscripciones de la Isla de la Juventud continúan la Rendición de Cuenta a sus electores.

Para facilitar la consulta popular del Proyecto de Constitución de Cuba fue aplazado el proceso que preside el eslogan “Contigo Hacemos Cuba” y que desde el viernes pasado alegra aquí barrios de La Fe, La Victoria, Patria, Abel Santamaría, La Demajagua y otras comunidades de este últramarino municipio especial cubano.

A solo 10 días del segundo aniversario de la desaparición física de Fidel iniciaron esas reuniones que se extenderán hasta el 30 de diciembre, y además de tener la peculiaridad de ser las segundas de este tipo que se realizan sin la presencia física del Líder Histórico, devienen escenarios para consolidar en cada barrio los valores expresados en su concepto de Revolución que él legara a los cubanos y garantizar la continuidad del singular sistema democrático.

En ese ejercicio periódico que no tiene paralelo en el mundo, se intercambia, además, sobre los problemas de la comunidad y se proponen ideas para enfrentar las dificultades y las indisciplinas sociales que afectan al barrio.

De ahí la importancia de la preparación del proceso junto a las organizaciones de masa como los CDR y la FMC, entre otros factores, en aras de que realmente esos encuentros se conviertan en ejercicio de decisión colectiva como acto de genuina democracia socialista en que siempre confió el Comandante en Jefe y uno de los momentos más genuinos de los electores en pleno gobierno.

Tanto es así que a los encuentros realizados por los pineros hasta el momento han ido directivos de entidades como recursos Hidráulicos, Servicios Comunales, la Dirección de la Vivienda y las empresas Eléctrica y de las telecomunicaciones para explicar directamente inquietudes de la población.

Son estos de hecho diálogos de compromiso con el líder indiscutible, quien en no pocas ocasiones insistió en que los delegados y Órganos de Poder Popular existen principalmente no para explicar los problemas al pueblo, sino para resolverlos; no para gestionar explicaciones, sino para gestionar soluciones.

Pero aunque suele ser el líder natural del barrio, el escogido libremente por los ciudadanos, este no es la máxima autoridad de la circunscripción, sino el electorado en su conjunto que lo eligió, por eso en el actual proceso se le rinde cuenta de la gestión del elegido.

Como señala el artículo 188 del proyecto de Constitución, debatido en la reciente consulta popular: esos representantes “cumplen el mandato que les han conferido sus electores, en interés de toda la comunidad, para lo cual deberán compartir estas funciones, con sus responsabilidades y tareas habituales…”.

En medio del perfeccionamiento del sistema gubernamental cubano, los intercambios darán la oportunidad a las masas de evaluar una vez más en cada circunscripción, a las personas en las que depositó su confianza para que los liderara.

Desde que tomaron posesión de sus cargos, esos delegados han mantenido el vínculo con la población, fundamentalmente mediante los despachos semanales, el trabajo comunitario integrado, además de otras vías participativas, tan comunes como cotidianas en Cuba.

Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *