La Casa Grande sigue renovándose

Ya lo dice en su canción el trovador Tony Ávila…y aunque en mi casa me siento contento, hay cambios que mi casa necesita. Y la Casa Grande que es Cuba viene dando importantes transformaciones en pos de su desarrollo económico, en medio del complejo contexto internacional y el recrudecimiento del bloqueo.

Esta semana en el programa televisivo de la Mesa Redonda se anunciaron nuevas medidas y estas han generado diversos comentarios favorables entre los cubanos y, por ende, los pineros, muchos de los cuales siguieron el espacio con atención.

Osvaldo saca sus propias conclusiones, no tiene que acudir a otra persona para que le traiga el anhelado split (aire acondicionado) de una tonelada, pues ahora tendrá la posibilidad de adquirirlo a un mejor precio (361 moneda convertible) y con garantía mediante alguna empresa importadora designada por el Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera o comprarlo en las tiendas habilitadas para tales fines.

Lo cierto es que el Gobierno autoriza la compra de electrodomésticos (televisores pantalla plana, lavadoras automáticas, refrigeradores, entre otros), así como partes y piezas de automotores en moneda libremente convertible y este servicio se habilitará en más de 70 tiendas de todo el país mediante tarjetas magnéticas.

De lo que se trata es de ordenar, sin prohibir, la importación de mercancías con fines no comerciales y garantizar que las personas puedan comprar aquí equipos de calidad con precios competitivos, los cuales, según precisó el vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, habían disminuido en aras de asegurarle a la población los productos básicos de alimentación, aseo personal y limpieza, ante el déficit de moneda libremente convertible.

A tono con la política de informatización, se desarrollarán e impulsarán al máximo las variantes del comercio electrónico como las tiendas virtuales, las ventas on line y las pasarelas de pagos nacionales e internacionales.

Con estas medidas se pretende, además, mejorar el servicio de posventa (garantía) de los electrodomésticos vendidos en el mercado nacional, así como la reparación y mantenimiento, sobre todo porque los equipos que las personas importan hoy no tienen tales beneficios.

Estas y otras implementadas con anterioridad corroboran que la Casa Grande, esa que es nuestra Cuba, sigue renovándose no solo en pos de dinamizar la economía sino también potenciar la industria, permitir un desarrollo gradual, generar nuevos empleos y atender problemas de la población, esa que hoy agradece la continuidad de las transformaciones.

Distribución de las tiendas (descargue el mapa en PDF dando clic en cada provincia):

En video, la Mesa Redonda

Isla de la Juventud Opinion
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *