La bloquera intenta el repunte

bloquera-2La producción de materiales para esta actividad en la Isla, de manera específica la de bloques de hormigón, adoleció en los últimos tiempos de una mayor organización, control y calidad en sus producciones, situación imperdonable en los tiempos que corren.

Adoptar nuevas formas organizativas en la construcción, tanto estatal como no estatal”. Lineamiento 291 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

bloquera-2

Fotos Gerardo Mayet Cruz

Más claro ni el agua, esta máxima exige su apresurada aplicación no sólo en la construcción, sino en todos los sectores de la economía del país.

Sin embargo, la producción de materiales para esta actividad en la Isla, de manera específica la de bloques de hormigón, adoleció en los últimos tiempos de una mayor organización, control y calidad en sus producciones, situación imperdonable en los tiempos que corren.

La entidad encargada de esta importante misión, de la cual dependen todas las obras constructivas acometidas en el territorio, tocó fondo hace unos meses en su accionar y lamentablemente arrastró a quienes esperaban por ella.

Los cambios y la rectificación llegaron, ya no es posible recuperar el tiempo perdido, más, el empeño y el compromiso de quienes ahora tienen en sus manos la responsabilidad deberá estar a la altura del momento histórico, como razona el concepto de Revolución enunciado por Fidel en el 2005.

LA MÁQUINA DEL TIEMPO…

bloquera-3

El tiempo es una maquinaria feroz, no perdona, no espera, no es posible recuperarlo, por ello es tan importante ir a su ritmo aunque a veces parezca imposible alcanzarlo, obras como la comunidad agrícola Orlando Gutiérrez (la 31) y los programas de construcción de viviendas, tuvieron retrasos significativos a causa de la insuficiente producción de bloques y la baja calidad estos.

En el caso de la 31 existió por esta causa una demora de aproximadamente 60 días en los que a penas pudo avanzarse, según refirió el técnico en construcción civil Lázaro Michel Luis Columbié.

No obstante, ya comenzó el suministro a esta importante inversión, que pretende impulsar de manera definitiva la producción de alimentos y de la cual se llevarán a cabo cuatro más para el 2013.

Es oportuno señalar que de igual manera será vital la presencia del producto, por lo cual es importante diseñar a tiempo las estrategias necesarias con el objetivo de evitar que este tipo de contingencias malogre tales propósitos.

Hasta la fecha la entidad no ha podido rendir al máximo de sus potencialidades debido al mal estado de la ponedora de bloques y deficiencias en materia de dirección, las cuales fueron, aunque un poco tarde, analizadas con la rigurosidad necesaria.

AL DÍA CON LA PRODUCCIÓN

Misbel-1

Al decir de Misbel Hernández Rivero, subdirector de operaciones de la Empresa Constructora Integral, en estos momentos el panorama es alentador: “El equipo procedente de Cienfuegos con el cual se labora hoy tiene algunos desajustes y sobre ellos trabajan con intensidad los compañeros de Matanzas, quienes cuentan con sobrada experiencia en este tipo de maquinarias.

“Se han dado pasos positivos y estamos produciendo la cantidades necesarias para cubrir la demanda actual, en agosto llegamos a  26 000 y esperamos en los restantes meses superar esta cifra con la creación de dos turnos de trabajo y ampliando las jornadas a 16 horas, ello dependerá de la instalación de luminarias y la terminación del polígono que se encuentra en ejecución”, señaló el directivo.

Aún así no es solo los retrasos en las entregas previstas el único pesar que tendrán que superar quienes hoy acometen la tarea, la calidad de los bloques a lo largo de este 2012 ha lacerado no pocas edificaciones, la deficiente dosificación de la materia prima, entre otras causas, agravó una situación que en la actualidad se busca revertir.

“Se aprecia un cambio en los bloques, a inicios del año estaban muy malos y era complicado trabajar con ellos, estos últimos están mejores, aunque considero que pueden seguir mejorando”, apuntó Rolando Álvarez, quien construye su vivienda a través del programa por esfuerzo propio.

La Fábrica de Bloques intenta borrar su pasado improductivo, dejar atrás el tiempo perdido y responder, como exige hoy el país, al compromiso de garantizar el cumplimiento de las obras constructivas del Municipio.

Para ello necesitará además de voluntad y esfuerzo, eficiencia en sus directivos como también acercar a la realidad los planes de producción y vencer todas las dificultades para cumplirlos.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

{loadposition tabfinal}