La batalla económica, otro Moncada entre los pineros

DiegoPor Diego Rodríguez Molina

El 26 de Julio sigue asaltando el futuro, el porvenir, y compulsando las mejores reservas de la Patria y su pueblo.

 

DiegoPor Diego Rodríguez Molina

El 26 de Julio sigue asaltando el futuro, el porvenir, y compulsando las mejores reservas de la Patria y su pueblo.

Esta celebración del aniversario 59, cuyo acto central tendrá lugar en Guantánamo en esa fecha, Día de la Rebeldía Nacional, convoca nuevamente al combate revolucionario, pero esta vez a concentrar las fuerzas en la batalla económica, que como tantas veces ha subrayado el Presidente cubano, Raúl Castro Ruz, constituye hoy más que nunca la tarea principal.

La sostenibilidad y preservación del sistema social depende precisamente de ese frente, el cual decide la continuidad de las ideas y los sueños que inspiraron la epopeya del Moncada y la supervivencia de la Revolución.

Por eso al tema dedica gran espacio esta recordación, desde los mítines que realizan los colectivos laborales pineros por la fecha, hasta en el discurso de la primera secretaria del Partido, Ana Isa Delgado Jardines, en el acto municipal de Isla de la Juventud.

“Nuestro Moncada es defender a la Revolución con el trabajo, con las ideas, con la unidad, con la alegría de sembrar otros sueños. Nuestro Moncada es graduar nuevos profesionales, técnicos y obreros calificados, ser mejores cada día…”, significó ante la multitud concentrada en la Plaza memorial El Pinero, de la capital local, y cuyos carteles y consignas no dejaban de hacer alusión a la eficiencia, el ahorro, el uso racional de los recursos, la calidad en los servicios y en las demás esferas, así como al esfuerzo propio.

Luego de subrayar el esfuerzo de los pineros “por llevar adelante los acuerdos del VI Congreso del Partido y los Lineamientos de la Política Económica”, la máxima dirigente partidista aquí reconoció críticamente:

“En esta dirección se han venido dando pasos, pero no al ritmo que la economía necesita, está faltando mayor agresividad y empeño en el cumplimiento de la principal misión del VI Congreso del Partido que es fortalecer nuestra economía, y es el cumplimiento de los planes, que es la base para el desarrollo, todo lo que hagamos en función de hacer más fuerte nuestro Socialismo, es precisamente la principal misión de estos tiempos”.

Destacó a los colectivos con mejores resultados entre quienes mencionó a empresas como la de la pesca (Pescaisla), Viamar, Industria Alimentaria, Recuperación de Materias Primas y las fábricas procesadoras de caolín y mármol, así como a las producciones de huevo y miel.

Mas, advirtió que no obstante, lo logrado dista aún de lo que necesita y exige la población y está lejos de lo que puede aportarse a partir de las reservas existentes.

En este sentido alertó que no solo existen muchas potencialidades en estas y demás ramas, como la agricultura y el turismo, llamadas a integrarse mucho más, sino también “en el ahorro, en el control de los recursos, en la disciplina” y exhortó a los trabajadores a participar de una manera activa para que se sientan más comprometidos con los resultados del trabajo.

“Los cuadros –precisó Ana Isa– tenemos la enorme responsabilidad de movilizar a los demás, desde la inteligencia colectiva y desde el ejemplo personal. Es preciso combatir el inmovilismo y el desinterés, la falta de optimismo y de entrega dondequiera que esta exista”.

Luego de dar la noticia de la aprobación del Plan de Desarrollo Integral para la Isla hasta el 2020, sobre la base de un diagnóstico completo, enfatizó:

“Se trata de un programa con dos direcciones básicas: La primera: Potenciar el desarrollo económico productivo del territorio, producción de alimentos, el desarrollo del turismo, la industria y la minería; y la segunda: Elevar el papel del trabajo como elemento esencial para elevar la calidad de vida de los pineros”.

La estrategia está clara e integrada para continuar asaltando amaneceres en el frente económico y desafiando adversidades con las armas del trabajo, la eficiencia, la disciplina y el esfuerzo propio, como única manera de seguirle dando vida, en las complejas circunstancias actuales de crisis mundial, a las ideas y los sueños que inspiraron las heroicas acciones del 26 de Julio a favor del pueblo y su plena emancipación.

Esa experiencia combativa acumulada en estos 59 años de ofensiva victoriosa en diversos ámbitos de la lucha armada y la edificación de la nueva sociedad, permite hoy a los cubanos afrontar inéditas misiones en el perfeccionamiento económico y social con la misma firmeza, lealtad e inteligencia cultivada al calor de gloriosas epopeyas.

Y todo sin olvidar el sentido de la urgencia y entrega al estricto cumplimiento del deber, a que ha llamado Raúl, al igual que el valor de la sistematicidad y exigencia para asegurar que cada palmo avanzado sea irreversible.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}