Justo equilibrio con el medio

Sin contaminación por plástico acapara los debates en este Día Mundial del Medio Ambiente

Junio podría definirse como el mes ecológico del año, pues justo en su quinto día se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, fecha en que a escala global centra la atención en un tema apremiante para la subsistencia del planeta y se abordan desde varios frentes los principales retos existentes. En esta ocasión Sin contaminación por plástico acapara los debates del orbe.

Instaurado desde 1972 por la Asamblea General de las Naciones Unidas al calor de la Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Ambiente Humano, este año la India gana la sede de las actividades principales como premio a un sostenido trabajo en esta materia. Sin embargo, los mayores desafíos corren a manos de decisores a miles de kilómetros del país asiático.

Una de las sociedades por génesis consumista es dirigida por un personaje cuyos intereses económicos y los de sus consorcios lo llevan a cometer el error de no ser parte de uno de los instrumentos de alto perfil, como el Protocolo de Kyoto sobre el Cambio Climático por citar uno de muchos que no considera válidos la nación norteamericana y otros que ratifica ante la ONU pero viola regularmente.

Para el Gobierno de EE.UU. y su presidente Donald Trump, nada que pueda afectar los sagrados principios e intereses del comercio capitalista, de sus formas de propiedad y en especial de las acciones de las empresas transnacionales y sus bancos, pueden ser admitidos como base de los instrumentos jurídicos ambientales. Es este comportamiento otra de las dos caras de un sistema que vende e impone su insostenible modelo de vida a otros pueblos.

El consumismo y el cambio climático no son conceptos aislados ni ajenos del todo a nuestra realidad, pues el primero es una cultura que exige una producción acelerada de bienes y servicios y necesario que las cosas se consuman, se quemen, se rompan, se reemplacen y se desechen a una velocidad cada vez mayor. Necesitamos tener a la gente comiendo, bebiendo, vistiéndose, manejando, viviendo, en un esquema de consumo cada vez más amplio y costoso tras lo “nuevo”, pero que es irracional.

El segundo es un fenómeno que va cobrándonos el uso indiscriminado de los recursos naturales por la actividad humana en un ciclo irreversible en confrontación conlos intereses geopolíticos actuales.

Nuestro país cuenta con la dicha del pensamiento y obra del líder de la Revolución Cubana, Fidel, quien en múltiples discurso y artículos expresaría su inquietud sobre el futuro de la humanidad, ante un modelo consumista que cada vez daña más el planeta en que vivimos. Fruto de ello es la reiteración con que aparece la protección del medio ambiente en la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista como premisa para no comprometer el futuro de las nuevas generaciones.

Un paso importante es, sin dudas, el Plan del Estado Cubano para  el enfrentamiento al cambio climático, también conocido como “Tarea Vida”, aprobado en el Consejo de Ministros el 25 de abril del año pasado el cual actúa en nuestro Municipio en diversas áreas que van desde la protección de las zonas costeras, la disminución de la contaminación en el río Las Casas con la puesta en marcha de plantas de tratamiento de residuales  industriales, hasta el uso de energías renovables, por solo citar algunas acciones.

Obligación de todos es contribuir desde nuestro actuardiario a que las nuevas generaciones asuman la vida desde la sencillez y naturalidadque sustenta el Socialismo que construimos los cubanos en justo equilibrio con el medio ambiente.

Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *