IPVCE en Isla de la Juventud: De la probeta al éxito

Foto: Yesmani Vega Ávalos

Con 115 estudiantes hoy, el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas es garantía de desarrollo futuro y honra este Día Internacional del Estudiante

Unos nueve kilómetros recorrimos para llegar al edificio donde se formaban los técnicos en informática, que hoy acoge al Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) América Labadí Arce.

Nos esperaban estudiantes que, sin apartarse de sus actividades cotidianas, estaban ansiosos por compartir su orgullo de formar parte de una institución educativa relevante, asidero para la preparación de los futuros hombres de ciencia.

Muy agradecidos por tener un plantel propio y por la formación que reciben se mostraron los futuros bachilleres, dentro de ellos estaba Marién Piñero Rodríguez, estudiante de décimo grado, quien resaltó la calidad humana de profesores, por lo que juntos –enfatizó– podremos hacer mucho.

Pedro Gómez Cabrera, director y quien fuera coordinador de aquellas aulas, explicó que ante el reclamo de la población y del Plan de Desarrollo Integral en el 2015 se concretó un experimento basado en abrir un aula con características de IPVCE. El curso anterior el proyecto cerró con logros sustanciales, determinantes en la aprobación por la Ministra de Educación de una escuela de este tipo el 23 de agosto último.

Entre sus frutos están las medallas en copas y concursos nacionales, los trabajos científicos presentados en diversos eventos, la movilización de estudiantes en tareas de choque de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (Feem).

De una matrícula inicial de 30 alumnos en el 2015, hoy ascienden a 115, lo cual revela la calidad de la educación aquí y la responsabilidad colectiva.

OTRO SEPTIEMBRE

Este tres de septiembre abrió el IPVCE con las condiciones mínimas y fueron necesarias labores de remozamiento, que continúan, para reordenar albergues, baños, laboratorios e instalaciones hidráulicas y eléctricas, con el apoyo de padres y trabajadores.

Bárbara Batista Díaz, madre de un estudiante, expresó satisfacción por la preparación integral e incondicionalidad de sus 15 docentes.

Entre los objetivos de las Vocacionales está la formación de una cultura científica y la participación en concursos de conocimientos y cónclaves asociados a la indagación en el preuniversitario. Madelaine Batista Rodríguez, a cargo de la investigación, comentó que al ingresar los educandos se les presenta el banco de problemas y los que sientan motivación hacia alguno vinculado con las ciencias exactas y naturales, desarrollan un trabajo con respaldo de los profesores.

“Los trabajos se ajustan a la metodología de la investigación, que luego utilizarán en la Universidad, concluyendo con ejercicios, estrategias y acciones que solucionan problemáticas palpables incluso en la comunidad”, añadió la también profesora de Química.

No solo se concentran en ponencias en las sociedades científicas estudiantiles (SOCI), sino que se instruyen en temas relacionados con la creatividad y el cuidado del medio ambiente en cursos optativos de Física, Matemática, Química, Biología, Informática y Geografía.

La estudiante de duodécimo grado Leydis Laura Hernández Martínez, que opta por Cibernética, relató su vivencia en el segundo Evento Nacional de SOCI, donde la delegación local presentó tres trabajos y obtuvo mención en Química. La integrante de la sociedad de Física dijo que esta le ha ampliado conocimientos e incluir ese punto de vista a problemas cotidianos.

“CEREBRITOS” CON APORTES

En varios laboratorios hallamos a un grupo nutrido de “ipevecianos” preparándose para participar, en la Vocacional Vladimir Ilich Lenin de la capital, en la Copa Regional de Conocimientos convocada para este mes en la cual competirán los IPVCE de Occidente y donde la Isla tiene experiencia. Esa edición tendrá la novedad de incluir las ciencias geográficas en exámenes, en modalidades de contrarreloj y por temarios.

Daniela Medina Martínez, del equipo en Biología onceno grado, dijo que a pesar de las precisiones del profesor, la preparación es autodidacta y depende de los concursantes. Ella aspira a estudiar Medicina, lamentó no disponer de bibliografías con la información requerida para los concursos de materias, y tengan que recurrir a literaturas alternativas.

A pesar de las dificultades, el estudio continúa en pos de presea en las competiciones y elevar su preparación. Las copas y concursos favorecen la capacidad cognitiva y formación vocacional hacia las ciencias.

José Miguel un futuro químico que impulsará el desarrollo local. Foto: Yesmani Vega Ávalos

José Miguel Mitjans Peña, a primera vista impresiona por tratarse de un alumno de décimo grado con dos metros de estatura, pero asombra más conversar con él y sin grandilocuencias asegura haber leído todos los libros de Química del preuniversitario.

Para José Miguel su mayor pasión es estudiar la licenciatura en Química, lo cautivó desde la secundaria. Como representante en la Copa Regional, admite la gran responsabilidad asumida: “Mi preparación es ardua, todos los días estudio, porque del esfuerzo dependen los resultados”, señaló.

Mitjans Peña aspira a integrar la preselección nacional de concursos, donde se foguean los estudiantes para olimpiadas internacionales, y sueña con participar en proyectos vinculados al desarrollo tecnológico.

El curso anterior conformó dicha preselección Jorge Alejandro Pichardo Cabrera, al resultar ganador de la medalla de plata en el concurso nacional de Matemática. El hoy estudiante de onceno grado rememora sus experiencias allí, con ocho pruebas eliminatorias: “Fue una competencia rigurosa, pero a la vez amistosa, quedé en el sexto lugar de la preselección compuesta por estudiantes de los IPVCE de Cuba. Ahora trasmito mis conocimientos a los nuevos”, acotó.

Las prácticas de laboratorio son un pilar en la preparación. Foto: Yesmani Vega Ávalos

Un elemento significativo son las prácticas de laboratorio. Esto sin dudas asegura el desempeño como futuros universitarios y profesionales. Ellos innovan y profundizan en los estudios que realizan sobre las sustancias y sus propiedades físicas.

Dino Alberto Pirocchi Céspedes y sus compañeros del aula de onceno grado son protagonistas de los ensayos. Vaso de precipitado en mano, comentó: “Jocosamente la nombramos reacción de Pirocchi por mi apellido, es simplemente la reacción de permanganato de potasio y ácido fórmico”.

LLENOS DE RETOS

Pero no solo las ciencias tienen cabida en el América Labadí, sino pregúntenle a Gabriela Rigñack Hernández, ganadora en cinco ocasiones del certamen nacional de Historia. Desde séptimo grado obtiene medallas; en ese grado fue de bronce yen octavo, plata hasta la fecha, pero este curso va por el oro.

Esta estudiante de duodécimo grado aseguró que se trabaja en la preparación para los exámenes de ingreso a la educación superior con repasos en todas las asignaturas. Ella refiere que la Historia de Cuba es esencial para comprender qué somos y de dónde venimos y es una herramienta para enfrentar la subversión. “Conociendo la Historia –subrayó– estamos más preparados para defender la Revolución”.

Sobre esas pruebas conversamos con los profesores que imparten clases y repasos, especialmente con Eduardo Martínez Pérez, de Matemática, quien expresó que es un gran reto superar los resultados del curso anterior, donde se alcanzó alta promoción, pero que se dedica a enseñar los “truquitos” que más dolores de cabeza causan.

La vida estudiantil es elogiada en este preuniversitario. Hannieth Pérez Bouza, presidenta de la FEEM, reseñó que realizan encuentro deportivos, de conocimientos y de formación vocacional. “Nos distingue la autodirección estudiantil, la organización está en cada actividad, se nos consulta en el Consejo de Dirección sobre las decisiones”, afirmó. Cuentan, además, con dos comités de base de la UJC, uno de estudiantes y otro de profesores.

Como en todo comienzo existen problemas que, con el accionar de los involucrados, pueden resolverse, como el deterioro constructivo que ocasionan filtraciones, daños hidráulicos y sanitarios, así como dificultades con la transportación de los alumnos más alejados.

Con mayor urgencia debe solucionarse la rotura del servidor del laboratorio de informática, por dificultar la enseñanza de la asignatura.

A la vez mejoran la imagen de la escuela y su entorno, ambientan los pasillos con plantas y jardineras, recuperan las canchas de fútbol y baloncesto y entre todos perfeccionan las condiciones de vida.

El mayor reto de este IPVCE es, además de superar lo logrado en eventos, mejorar los resultados del ingreso a la universidad. Para ello la preparación incluye la visualización de audiovisuales y multimedia.

De igual forma, se imponen el perfeccionamiento de la estrategia de formación vocacional y el vínculo con entidades, muchas de las cuales serán empleadoras de los futuros egresados. La atención directa a este pre corresponde a la Delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) y a la Universidad Jesús Montané Oropesa.

“En los Institutos Preuniversitarios Vocacionales de Ciencias Exactas están los alumnos que formarán parte de la avanzada de quienes serán los futuros científicos, los que llevarán la Revolución adelante y dirigirán empresas e importantes procesos…”, así los definió Fabián Corona Castro, de décimo grado, y quien agradeció a Fidel, fundador de los IPVCE.

Viví la experiencia de ser uno de los primeros graduados, cuando todavía era un sueño. En 2015 no pensábamos que cada clase y desvelo significaría que otros pudieran ser tan felices como nosotros. De cierta manera el IPVCE siempre será nuestro.

Valió la pena aventurarnos, ahora sabemos que otros intrépidos honran el Día Internacional del Estudiante, este 17 de noviembre, y portan con orgullo el rojo distintivo garantía de un porvenir de desarrollo.

Los futuros bachilleres ya se preparan para las pruebas de ingreso. Foto: Yesmani Vega Ávalos
Educación Isla de la Juventud
Colaboradores:

One Reply to “IPVCE en Isla de la Juventud: De la probeta al éxito

  1. oy my pueblo,! no tendo a dicir, sino agradecer el querido pueblo cubano pelos hechos a nos transformar-los a los chiquitos para el grande.
    my preocupacion o inquietud, es de querer me localizar my familya de nombre vilma hernandes domingos que viven en el poblado de yiquima en el santo spiritu. su hermano yuniesk.
    quien localizar comuniquen en el nombre Antonio Macajo Gento, soy el mocambicano.
    Para my fue y es my veradera familia e los padres.
    my mama luduvia. my siento pero bueno un buen final de la semana. besos a todos los cubanos e los quiero mucho.
    viva a cuba!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *