Inyección limpia

Que en el horario pico de las doce del día, cuando muchos hogares pineros andan inmersos en la cocción de alimentos, no se tenga que acudir a una cuarta máquina para la generación eléctrica, tiene mucho que ver con la llegada de más energía limpia al sistema energético local.

Así es, las llamadas Fuentes Renovables de Energías (FRE) se afianzan en el Municipio Especial y resulta que hace unos diez años atrás su empleo aquí era tan solo una quimera, pero ese sueño se convirtió en realidad con la puesta en marcha del parque eólico Los Canarreos.

Esa fue la arrancada y desde entonces hasta la actualidad disímiles han sido las experiencias vividas, los obreros e ingenieros capacitados, los emplazamientos levantados, las voluntades puestas a prueba y las energías renovables explotadas en el terruño en función de lograr un indispensable servicio mucho más eficiente.

Según datos suministrados por directivos de la Empresa Eléctrica en esta década se registra una generación de unos 18 329,7 MW/h a partir de las FRE, con un mayor aporte de la energía eólica, lo cual representa más de 4 187 toneladas de combustible fósil ahorradas, resultado con mayor trascendencia si tenemos en cuenta la inestabilidad de los precios en el mercado internacional y la situación económica del país.

Al ahondar en otros logros tendría que destacar las 15 300 toneladas de Dióxido de Carbono (CO2) no emitidas a la atmósfera, lo cual implica menos contaminación para ese medio ambiente que muchos insisten en agravar.

Lo cierto es que la Isla, aunque en cuanto a la biomasa no logra, entre otras cuestiones, estabilizar la obtención y calidad de la materia prima, sí da muestras fehacientes de la eficacia del uso de estas fuentes.

De hecho el pasado año se alcanzó un aporte del 4,2 por ciento (%), pero ya en este período los trabajadores y directivos del sector hablan de cerrar con más de un 7 %; en ello tendrá un rol preponderante la energía fotovoltaica, para cuya generación ya se encuentran en pleno funcionamiento tres parques.

El último sincronizado al sistema y más grande, queda ubicado frente a la universidad Jesús Montané Oropesa y tiene una capacidad de generación de 2,4 MW; cada una de estas instalaciones son obras previstas no solo en los planes inversionistas de la Empresa Eléctrica, sino también del Plan de Desarrollo Integral del territorio, con el propósito de inyectar energía limpia y renovable al sistema.

Este proyecto es viable porque al encontrarse Cuba en la denominada Franja Solar, donde vive el 70 por ciento de la población del planeta, el aprovechamiento de esa energía es, sin duda, significativo.

A este empeño local y también del país debe sumarse la población con una superior cultura de ahorro, esa que sepulte de una vez y por todas al derroche.

Solo así contribuiremos a la impostergable eficiencia energética.

 

Opinion
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *