Intercambios en pos del desarrollo

La madera constituye un recurso natural que no escasea en la Isla de la Juventud. Sin embargo el programa de la vivienda se ha afectado por este recurso, sobre todo a partir del complejo panorama que atraviesa la UEB Forestal con la obsolescencia de su equipamiento.

Foto: Yoandris Delgado Matos

De igual manera los mercados industriales del territorio permanecen desabastecidos si de productos elaborados con dicha materia prima se trata, a pesar de la voluntad del colectivo de la Empresa Industrias Locales con la confección de algún juego de sala o comedor.

Revertir esa realidad es la intención de las máximas autoridades del Municipio, aunando los esfuerzos de las entidades vinculadas a la actividad de conjunto con los trabajadores por cuenta propia de ese ramo, a quienes convocaron recientemente para intercambiar sobre estos tópicos.

Foto: Yoandris Delgado Matos

En el encuentro, presidido por Zunilda García Garcés, presidenta del Consejo de Defensa Municipal, y Adiel Morera Macías, intendente, todos coincidieron en que para responder a las necesidades del sensible programa de la vivienda, proveer el mercado interno con producciones que satisfagan la alta demanda popular, abastecer al turismo y contribuir con la sustitución de importaciones e incluso exportar, es necesario la unión de fuerzas.

Ello es posible a través del encadenamiento de los carpinteros del sector privado con las entidades estatales y concretar proyectos de desarrollo local.

José Luis Mangana Peralta, coordinador de programas y objetivos del Consejo de la Administración Municipal, destacó como una propuesta de vinculación entre ambos sectores la posibilidad de que las unidades empresariales de base Forestal, y Flora y Fauna suministren la materia prima como parte de su objeto social a los trabajadores por cuenta propia, más cuando la disponibilidad de este recurso resalta como una de las mayores dificultades, según expresaron los propios ebanistas del sector privado.

El equipamiento y las herramientas especializadas, también con limitaciones hoy, se pueden adquirir a través de los proyectos de desarrollo local, para lo cual está disponible el asesoramiento de profesores y especialistas de la universidad Jesús Montané Oropesa y la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba.

Para los proyectos existen diferentes vías de financiamiento: por colaboración o inversión extranjera, una Organización No Gubernamental (ONG), la plataforma articulada de desarrollo integral, contribución local del uno por ciento; por ello resulta oportuno aprovechar el aporte de la Universidad para crear proyectos encaminados a generar beneficios para todas las partes.

Un ejemplo de cuánto se puede hacer sacándoles el máximo provecho a los recursos que están al alcance, implicando potencialidades, conocimientos y maestría en el trabajo con la madera, se apreció en la experiencia que desarrollan las empresas Industrias Locales Varias de Pinar del Río y la Agroforestal Macurijes de Guane, con resultados loables en la fabricación de bienes tanto para el mercado local como el internacional.

Morera Macías recalcó la necesidad de sumarse a esa oportunidad diversificando producciones y ponderó las potencialidades de los creadores pineros para confeccionar artículos de calidad que abarquen los diferentes mercados, incluyendo el turismo como vía de sustituir importaciones y propiciar a las instalaciones de la industria sin humo un toque más auténtico.

Aclaró que pueden exportarse hasta los artículos más sencillos dotados siempre de calidad, originalidad y buen acabado.

Rafael Meriño Collazo, director del Grupo Empresarial, se refirió a un proyecto de la Empresa Industrias Locales con la Delegación Territorial de Turismo.

“Este surge a partir de una demanda que nos hace la Delegación del Turismo con relación al mobiliario y parte de los elementos de carpintería de las instalaciones turísticas del territorio y Cayo Largo del Sur.

“Realizamos un levantamiento de los elementos que lleva una habitación –mesitas de noches, camas, gabeteros, así como ventanas y puertas–, necesarios según el crecimiento que iba a experimentar el ramo con todo el proceso de restauración y mantenimiento a las instalaciones del módulo turístico y los habitacionales donde pernocta la fuerza de trabajo del polo.

“A partir de ese estudio se elaboró un proyecto por parte de la profesora de la Universidad Liudyana Domínguez Matos, de conjunto con los trabajadores de la empresa, con una demanda de 300 metros cúbicos de madera dura en lo fundamental, para asegurar la vitalidad de esa carpintería en un período de tiempo que responda a las expectativas.

“El del bambú es otro proyecto con capacidad para dar frutos teniendo en cuenta la amplia variedad de surtidos que se logran con él. Además, constituye un elemento novedoso y distintivo para las instalaciones de la industria del ocio.

“Con el encadenamiento entre entidades y el sector privado podremos dar respuesta a las necesidades de la población, no solo de mobiliario, sino también de otros útiles como marcos, puertas y ventanas para la reparación y construcción de viviendas”.

Finalmente se ratificó la disposición de los carpinteros de asumir el reto y entre todos buscar las vías para reactivar esta actividad en la Isla.

Estuvieron presentes en el intercambio las máximas autoridades del territorio, representantes de la Delegación de la Agricultura, UEB Forestal, UEB Flora y Fauna y la Empresa Industrias Locales.

Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *