Integrar la reinserción

Foto: Archivo

La integración de los factores en la reinserción social de los sancionados en libertad condicional constituye una de las exigencias que cada año se manifiesta en el ejercicio integrador del Taller de Juez de Ejecución, espacio donde se comprueba y evalúa el satisfactorio desarrollo o no del penado en el centro de trabajo y en la comunidad.

En esa sensible tarea, intervienen, además del juez y los asistentes judiciales, los jefes de sectores de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), presidentes de los consejos populares, trabajadores sociales, dirigentes de las organizaciones de masa y sindicales, entre otros, los cuales son ejes fundamentales en la prevención, atención, influencia y el control del individuo condenado.

El rol de las partes involucradas en este proceso es imprescindible para una adecuada reincorporación a la vida social y laboral una vez el sancionado termine su sanción y por ello se requiere cada vez más la coordinación de los factores y que repercuta en la calidad y rigor de las comprobaciones realizadas de manera sistemática y evaluadas dos veces al año.

En esta ocasión, se subrayó en el Taller la reducción de acciones de supervisión preventiva durante los meses de marzo a junio debido a la situación nacional e internacional por la covid-19, etapa en la cual algunos de los penados en libertad condicional cometieron nuevos hechos delictivos e indisciplinas y al traste con sus conductas fueron revocadas sus sanciones.

Un poco más de 500 condenados son controlados actualmente en el Municipio por el juez de ejecución y todos los involucrados en este propósito de prevenir e influir de manera positiva en la transformación del accionar del individuo en el barrio y su puesto de trabajo, en aras de una reintegración social, total y satisfactoria.

En el arte de prevenir se encuentra el éxito, por ello el ejercicio comprobatorio del juez de ejecución es significativo en su poder de influir desde las distintas instancias, dígase la autoridad de la PNR, la comunidad, el centro laboral, las organizaciones de masa y sindicales, y de esa manera integrar la reinserción.

Es palpable la cooperación de las entidades en esta sensible tarea, donde se aspira no solo a la reincorporación del hombre a la sociedad una vez cumplida su sanción, sino también al perfeccionamiento de las acciones conjuntas con los organismos judiciales que intervienen en el proceso, así como la labor profiláctica, donde mucho queda por hacer en el barrio con las fuerzas populares.

Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *