Inmunización infantil contra la poliomielitis

Foto: Internet

Más de 3 670 niños en la Isla de la Juventud se benefician con esta campaña nacional, que este lunes inició su segunda etapa

Aunque no existe cura para la infección de la poliomielitis, esta enfermedad causada por un virus capaz de ocasionar la muerte, puede prevenirse con la vacunación que cada año, desde hace 58 abriles, realiza Cuba.

Precisamente el país desarrolla esta semana su segunda etapa como parte de la campaña nacional de inmunización contra la polio, en la que se benefician más de 2 700 niños de la Isla de la Juventud, en las edades entre un mes de nacidos y un día antes de cumplir los tres años, que recibieron la primera dosis, y unos 980 infantes de nueve años de edad a los que se les reactiva con esta única dosis.
La operación, que se desarrollará hasta el día 27, se materializa con la participación de médicos y enfermeras en sus áreas de salud y el apoyo de los CDR, la FMC y demás factores del barrio con el fin de prevenir esa enfermedad muy contagiosa causada por un virus que invade el sistema nervioso y puede causar parálisis en unas horas.

En instalaciones de los tres policlínicos del territorio se lleva a cabo desde este lunes la segunda etapa de la 58 Campaña de Vacunación Antipoliomielítica Oral, en coincidencia con la XVII Semana de Vacunación en las Américas y la VIII Semana Mundial de la Inmunización.

Los niños con vómitos, diarreas, fiebre o estén inmunodeprimidos no recibirán la vacuna hasta su restablecimiento, al tiempo que las autoridades de salud indican que se debe esperar 30 minutos antes y después de la vacunación para ingerir agua o alimentos.

La primera etapa se ejecutó entre el 25 de febrero y el dos de marzo.

Cuba fue el primer país latinoamericano en erradicar ese mal que –según la Organización Mundial de la Salud (OMS)– no tiene cura, pero es prevenible y cuando se administra de la manera en que lo hace el país representa una segura protección de por vida.

Con la implementación del Esquema de Vacunación Infantil se han logrado eliminar, además de la difteria, el sarampión, tosferina, rubeola, y parotiditis, así como dos formas clínicas severas en menores de un año: tétanos neonatal y meningitis tuberculosa.

Ha permitido también la reducción de la morbimortalidad en más de un 95 por ciento en el país por causa de la fiebre tifoidea, la enfermedad meningocóccica y la hepatitis B. Hoy con la antipolio oral está protegida la población cubana menor de 71 años.
El programa comprende una decena de vacunas de las cuales ocho son de producción nacional, es de acceso universal, gratuito y está integrado en el primer nivel de atención.

 

Isla de la Juventud Salud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *