¡Niños!, ya tienen un nuevo espacio

1.	Los payasos, actores del grupo de teatro TIJO hicieron las delicias de la tarde nocheUna problemática existente hoy en el Municipio lo constituye el hecho de que las niñas y niños tienen escasos lugares donde divertirse. Por eso, la nueva propuesta de la Asociación de Artes Escénicas de la UNEAC, la Feria de Sambalajá, se nos presenta como un espacio bien pensado donde, además de entretenerse, los más pequeños desarrollan valores estéticos.

Es la Feria de Sambalajá, que se presenta en Isla de la Juventud como un proyecto cultural bien pensado ante el déficit de escenarios culturales para la grey infantil

SAMBALAJA_0297

Fotos: Arturo Enamorado López

Una problemática existente hoy en el Municipio lo constituye el hecho de que las niñas y niños tienen escasos lugares donde divertirse. Por eso, la nueva propuesta de la Asociación de Artes Escénicas de la UNEAC, la Feria de Sambalajá, se nos presenta como un espacio bien pensado donde, además de entretenerse, los más pequeños desarrollan valores estéticos.

La repentina lluvia no retrasó la cita, justo en el horario previsto infantes y artistas iniciaron una mágica aventura en el especial sitio diseñado por el escritor y director del grupo de teatro TIJO, Francisco Fonseca y con el apoyo de la presidencia de la UNEAC, que en la actualidad reordena sus espacios fijos luego de varios meses de someter a su casona a una remodelación.

Tal y como lo concibieron los organizadores, transcurrió la primera hora; varios  pequeños correteaban de aquí para allá y de allá para acá, algunos visitaban la cafetería para comprar helado y otras golosinas, otros fueron hasta el punto de venta del Centro Municipal del Libro para escoger los títulos de su preferencia, pero la mayoría ya disfrutaba de los graciosos payasos, participaban en sus juegos y reían al ver bailar a las marionetas.

Y es que la Feria de Sambalajá es eso, un espacio integrador donde la grey infantil puede divertirse, apreciar las manifestaciones del arte y ser partícipe.

“Esta propuesta pretende que el niño se involucre con las actividades desde su llegada”, explica Fonseca. “Las esperas para una función de teatro son muy aburridas por eso activamos la cafetería, estuvo el poeta Rafael Carballosa compartiendo sus versos; es lo que queremos, a los escritores de textos infantiles aquí, que ellos los conozcan y compren sus libros. Además de otras iniciativas, pero siempre de una manera breve y, a la vez, cautivadora.

“Esperamos siempre cerrar con una obra a cargo de una de las agrupaciones  pinera como TIJO, que deleitó a los niños con Sambalajá. Aunque, también, pensamos comenzar a traer espectáculos de otras provincias para el cierre, ese será siempre el plato fuerte.

2.	La venta de libros para niños fue una de las propuestas de la primera Feria

“Las experiencias del TeaSur, del teatro juvenil Pinos Nuevos y las de la brigadas Soñar con las montañas, que he tenido en mis 35 años de vida artística, me dan la posibilidad de soñar con este espacio.

“Pretendemos hacer algo diferente y todo lo nuevo cuesta trabajo, estudio, volver sobre lo hecho para ver los resultados positivos o negativos y escuchar las opiniones del público. No es la función por la función. Por el momento será mensual, después veremos si podemos aumentar la frecuencia”.

Aplausos para los soñadores que hicieron posible la realidad de un lugar cargado de fantasía. Hijos y padres se divirtieron de lo lindo a través de canciones infantiles, la literatura y las más divertidas actividades en alrededor de dos horas de ensueños, pero la Feria de Sambalajá para el futuro promete más.

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

{loadposition tabfinal}