Indispensables a la cultura

Foto: Archivo

No pretende este comentario hablar de la cantidad de actividades realizadas cada año, tampoco del número de proyectos que desarrollan en escuelas y comunidades, ni de las válidas iniciativas puestas en práctica para hacer arte en tiempo de escasez. Más bien, en fecha cercana a su día este jueves, intento ahondar en su esencia y probado compromiso con la cultura.

Si la Revolución ha sido y es el mayor y más generoso proyecto humano de nuestro país, igual lo constituye una de sus obras más enaltecedoras, la formación de instructores de arte, de quienes se instituyó como día el 18 de febrero, en homenaje al natalicio de la destacada instructora de teatro Olga Alonso González.

El acceso de la mayoría del pueblo a la cultura es uno de los grandes logros desde el Primero de Enero de 1959 y un papel preponderante en ello lo han tenido esos hacedores de arte.

Su formación se gestó en 1961 y luego, en el 2000, en los momentos en que Cuba como parte de la Batalla de Ideas inició el desarrollo de una cifra superior a los 170 programas de la Revolución, unos 30 000 de ellos se incorporaron a trabajar en instituciones educativas y casas de cultura con el propósito de potenciar el desarrollo de esta en la formación de públicos sensibles, receptivos y críticos ante el hecho cultural.

Desde entonces han demostrado poseer una sólida formación humanística y cada uno es un profesional comprometido con la Patria y la nacionalidad cubana.

Su contribución al territorio pinero, como en las provincias, se traduce en el desarrollo de talleres de apreciación y creación, el seguimiento a unidades artísticas, la promoción del quehacer artístico de la escuela y el mejoramiento del entorno sonoro y visual de esta. También en el protagonismo que tienen en la formación integral de niños y adolescentes acorde a las exigencias de cada grado y ciclo en lo referido a la apreciación de las artes. Además de trabajar con los docentes que muestran aptitudes artísticas e integrarlos al movimiento de aficionados, preparan grupos de nivel técnico de calidad que participan en festivales, eventos del Sistema Municipal de Casas de Cultura y otros.

Su programa de formación muestra desde sus inicios importantes resultados para el desarrollo de la política educacional y cultural de la Revolución, de forma especial, vinculada con la escuela como principal institución cultural de la comunidad.

Agrupados hoy en la brigada de instructores de arte José Martí se alzan en el Municipio como protagonistas de galas en jornadas de la Cultura Cubana y Pinera y otras de fechas conmemorativas,  veranos con la activación de la Guerrilla Aniversario del Triunfo de la Revolución para llegar a los asentamientos de menor acceso y su labor se extiende hasta hogares de ancianos, hospitales, centros penitenciarios y en ayuda solidaria a naciones hermanas como Venezuela, donde participan en la Misión Cultura Corazón Adentro.

Si de preservar se trata, son especialistas en fomentar a través del arte el conocimiento de las tradiciones culturales de la Isla.

Estos profesionales del magisterio y la cultura honran en el día a día su misión llevando a sus clases y proyectos la riqueza cultural de nuestro país a lo largo de su historia.

Cultura Isla de la Juventud
Yojamna Sánchez Ponce de León
Yojamna Sánchez Ponce de León

Licenciada en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo

One Reply to “Indispensables a la cultura

  1. Como es posible que la una libra(460gr) de pastas alimenticia costaba 80 centavos ahora 400gr cueste 15 pesos que clase de ficha de costo seca la mayorista quien aprueba esos precios o es que quieren ser rentables con el aumento y quedarnos como estabamos antes del ordenamiento,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *