Indetenible Guerrillero del tiempo

55_aos_SierraUn hecho ocurrido hace justamente 55 años atesora la misma decisión ratificada por Fidel Castro en la presentación de esa obra en la antesala de la Feria del libro

 

Un hecho ocurrido hace justamente 55 años atesora la misma decisión ratificada por Fidel Castro en la presentación de esa obra en la antesala de la Feria del libro.

55_aos_Sierra

Mientras hojeo con avidez y leo algunas páginas del reciente libro de memorias: Fidel Castro Ruz: Guerrillero del tiempo, dos volúmenes de las conversaciones sostenidas con la escritora y periodista Katiuska Blanco, me detengo en un hecho ocurrido hace justamente 55 años, que atesora la misma decisión ratificada por el líder en la presentación de esa obra en la antesala de la Feria del libro.

Aquel lunes 18 de febrero de 1957, el Comandante en Jefe escribe el Manifiesto del M-26-7 al Pueblo de Cuba, primer documento programático desde la Sierra Maestra, en el cual analiza la situación militar durante los 80 días transcurridos desde el desembarco del Granma y denuncia el bombardeo indiscriminado, el asesinato de campesinos, la quema de casas y la expulsión en masa de pobladores.

“La campaña de la Sierra Maestra ha servido para demostrar que la Dictadura, después de enviar a la zona de lucha sus mejores tropas y sus más modernas armas, es incapaz de aplastar a la revolución”, escribe y enfatiza:

“La revolución no se detendrá. Los próximos días serán testigos de que ni la censura, ni la represión, ni el terror ni el crimen pueden hacer mella en la indomable voluntad de nuestro pueblo. La lucha se intensificará con ritmo creciente en todos los rincones de Cuba. Nada puede detener lo que está ya en el corazón y la conciencia de todos los cubanos”.

Pero esa idea y confianza infinita en la victoria y el pueblo, adquieren hoy mayor dimensión al escuchar al Comandante hace apenas unos días, en este otro febrero de batallas y peligros inéditos a escala planetaria: “El deber nuestro es luchar hasta el último minuto, por nuestro país, por nuestro planeta y por la humanidad”.

Intactos siguen su ímpetu rebelde, la firmeza, la confianza en el futuro mejor, la capacidad de prever siempre y la lealtad sin límites al pueblo de la patria grande.

Ese inolvidable 18 de febrero de hace 55 años habían transcurridos dos meses exactos del reencuentro de Fidel y Raúl, con sus respectivos grupos, en Cinco Palmas, y de la proverbial sentencia del jefe rebelde: ¡Ahora sí ganamos la guerra!

Y apenas hacían escasas horas de dos importantes reuniones de Fidel: con Frank País, jefe nacional de Acción y Sabotaje del Movimiento, para coordinar el envío de refuerzos, y con el periodista Herbert Matthews, de The New York Times, en cuya entrevista habló sobre la lucha y las victorias del Ejército Rebelde, con lo cual desmiente las falacias divulgadas por la dictadura, entre ellas la de su muerte.

Lo mismo repite hoy en su inútil delirio la gran prensa de un imperio asustado ante el paso indetenible del Guerrillero del tiempo en las nuevas trincheras del orbe.

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

{loadposition tabfinal}