Incubadora donde florecen viandas y hortalizas

“Era un espacio improductivo, pero lo hicimos producir”, refiere Máximo. Foto: Wiltse Javier Peña Hijuelos

Muy pocos sembrados podrían dar una impresión visual más fuerte, tendría que ser un campo cubierto y en plena floración. Máximo Rodríguez Torres lo ha logrado cultivando el pedacito de su colectivo, unos diez metros por 50, en escuadra, que cubren el frente y lateral de la Planta Incubadora de la Granja Avícola, a la entrada del reparto Comandante Pinares, en La Fe.

Era un espacio improductivo, cubierto de césped, del cual muy poco se podría lograr como no fuera el trabajo de chapea y limpieza, tarea de rutina a efectuar entre una mirada y otra a las incubadoras donde se empollan los huevos de gallina, codorniz, pavo y otras aves.

Pero un día, al reclamo del 8vo. Congreso del Partido, los cinco trabajadores que lo integran, “un colectivo pequeño, pero de corazón grande” como lo definiera el anterior Ministro de la Agricultura cuando los visitó, se pusieron de acuerdo –compulsados por Máximo, su administrador– y decidieron que sería tan ornamental como antes, pero de otra forma: buscaron la guanajaza en la Guanajera  –¿dónde si no?–, una dependencia de su Granja, abonaron y la pusieron a producir.

Hoy florece allí maíz, yuca, boniato, calabaza y pepino, este último trepado en sus tutores; ya está a mediados de cosecha el ají pimiento que sigue a las coles, de las cuales hubo recogida abundante.

“Tengo 78 años –comenta este luchador, mensajero del Ejército Rebelde y combatiente de la Lucha Contra Bandidos– y nada me fortifica más que llegar por la mañana, echarles una ojeada a las incubadoras, verificar que todo está en forma, y luego pasar a la finquita para comenzar la otra faena; ese es mi gimnasio, allí sudo salud”.

Es la rutina que siguen los otros en sus turnos, la mejor medicina contra el aburrimiento en un establecimiento donde solo hay uno de guardia en cada jornada. Ninguna vianda u hortaliza con mejor sabor que estas; que llevan para casa, donan al Hogar de Ancianos, a enfermos o casos sociales.

“Si quiere conocer un secreto adicional de los aprendidos al hacer de agricultores –concluye Máximo–, sepa que el ají, pimiento o cachucha, si terminó la cosecha… no lo arranque: pódelo; él retoña y en su momento le dará ¡otra producción!”

Cultiva tu pedacito Isla de la Juventud

One Reply to “Incubadora donde florecen viandas y hortalizas

  1. Qué bien, en la distancia un contacto con ese territorio primero donde viví por más de diez años y conservo imborrables recuerdos gratis, de trabajo como profesor, de movilizaciones militares, de ver crecer a mi hijo…de graduarme en la Unidad Docente Pedagógica La Demajagua, de fines de año en casa, en el Colony, de amistades eternas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *