Incansables en un encadenamiento vital

Foto: Yesmani Vega

EL ESFUERZO y la voluntad de los productores agropecuarios y demás trabajadores que garantizan los aseguramientos fundamentales, desde el puerto hasta la comercialización de lo cosechado, son palpables cada día.
Callados pero laboriosos esos protagonistas están en todas partes y no creen en sábado ni domingo, ni lluvias o cualquier otra adversidad natural para cumplir su parte en esa cadena engranada por el Plan de Desarrollo Integral, más allá de las fincas y plantaciones, muchas alejadas de la ciudad, también incluye almacenes, laboratorios, transportación marítima y terrestre y las tarimas que en placitas y ferias ofertan varios productos.
Del incesante quehacer son testigos los frecuentes recorridos de las máximas direcciones del Partido y el Gobierno, Zunilda García Garcés y Liván Fuentes Álvarez, respectivamente, junto a las autoridades de la Agricultura, chequeando cada detalle de ese encadenamiento, ayudando a destrabar obstáculos y alentando a la imprescindible tarea de cada eslabón.
En plena faena entre semilleros y plantaciones de tomate encontraron a productores como Miguel García y Luis García, quienes no titubearon en ratificar el compromiso de tener para diciembre los primeros frutos de esa hortaliza para asegurar en la mesa de los pineros la gustada ensalada.
Con similar voluntad estaba en su finca Javier Rives Bouza, uno de los campesinos más destacados en los aportes de frijol y leche fresca para la industria, entre otras producciones, con las cuales se sobrepone a las limitaciones de combustible y burla el bloqueo estadounidense.
Tampoco paraba el ajetreo ese sábado en el Puerto de Nueva Gerona donde acababa de atracar una patana procedente de Cienfuegos con más de 640 toneladas de pienso para la alimentación de cerdos.
Sus tripulantes solo esperaban que cesara la lluvia para destapar la bien protegida mercancía e iniciar cuanto antes la descarga, por la que ya aguardaban los camiones para la distribución hasta los criadores, que ante las carencias de este recurso, en la mayor parte del año, buscaron alternativas para nutrir a su masa porcina.

Foto: Yesmani Vega

Mientras, en el centro de la Isla las 32 fincas vinculadas al programa que fomenta el café con el fin de desarrollar su producción en el llano pinero aprovechan las áreas con la siembra de plátano para la sombra temporal y a pesar de las variaciones del clima se esmeran por cumplir en estos días su plan anual de siembra de 30 hectáreas, gracias al vivero propio que garantiza las posturas certificadas por Sanidad Vegetal.
No paran. Euclides González Rives ahora se ha animado a producir variedades de frutas en sus tierras y en las recientes jornadas, para cosechar más con menos, los campesinos crearon su movimiento de avanzada y continúan su proceso hacia el XII Congreso de la Anap con los pies y las manos en el surco.
Así son de incansables estos anónimos protagonistas que también llevan sus productos a los puntos de venta, donde mucho disfrutan su adquisición por la población y aportar su granito de arena
–dígase alimentos– al desarrollo y la economía de todos.

La Ruta 2019 Suplementos
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *