Imprudencia sobre “motorinas”

Foto: Tomada de internet

Cual fila de laboriosas hormigas las pude ver hace pocos días transitando por una de las calles de Nueva Gerona detrás de un auto:

¿Qué hacen?, – pregunté.

Realizan el práctico para adquirir la Licencia de conducción– me contestó un chofer de experiencia.

Por un momento me sorprendí, puesto que muchas personas creen que manejar una moto eléctrica es como ir en bicicleta.

Las “motorinas”, como se les conoce, se han vuelto muy populares y aunque todavía distantes de muchos cubanos, resultan un medio de transporte fácil de conducir y mantener.

Sin embargo, cuánto cuidado se debe tener con ellas en la vía cuando ya ingresan en las tristes estadísticas de los accidentes de tránsito en Cuba.

Resulta que las cómodas “moticos”, son tan “silenciosas” como sorpresivas y en un abrir y cerrar de ojos las tienes encima sin haberte podido percatar de dónde salieron.

Y es que la sutileza de su sonido apenas perceptible a causa de no usar combustible, si no energía eléctrica, puede tomar a cualquiera desprevenido; mas no son precisamente ellas –como el resto de los vehículos que por nuestra ciudad transitan– las peligrosas, sino quienes empuñan sus timones.

De esa manera, las manipulan desde adultos conscientes hasta otros no tan juiciosos, e incluso, adolescentes, cuyos padres, amigos u otros parientes las ponen a su disposición cual si fueran velocípedos para niños de cinco años.

Estas son legalmente ciclomotores y están definidas en la Ley 109 del Código de Seguridad Vial, por lo que para circular en ellas se debe poseer una licencia de conducción y como bien estipula la Policía Nacional Revolucionaria ninguna persona puede hacerlo sin tener permiso de conducción o de aprendizaje correspondiente.

Con ellas –traídas del exterior o ensambladas en el país y en manos de personas tanto naturales como jurídicas – la mayoría de los propietarios han ignorado la conducta responsable que deben  asumir.

Tengamos en cuenta que hasta el mes de abril la Isla de la Juventud figuraba entre los territorios de la nación que reportan –a pesar de no ser de los de más accidentes o víctimas fatales– un ligero incremento de la accidentalidad respecto a igual etapa del año precedente.

Según información ofrecida en Cuba en datos del sitio Cubadebate también se resalta que los accidentes en moto han aumentado y ello se debe en lo fundamental a que los conductores violan las medidas de protección establecidas como el uso del casco, así como el exceso de pasajeros, no detenerse en la señal de Pare, el adelanto indebido o circular en sentido contrario.

Este es un tema del cual queda mucha tela por dónde cortar, sobre todo cuando sabemos que a diario ocurren imprudencias evitables que pudieran llegar a lamentarse, pero no se trata de sancionar por las autoridades competentes, sino de crear una conciencia de responsabilidad en torno a garantizar ahora y siempre la seguridad en la vía, lo cual implica preservar la vida.

Isla de la Juventud Opinion
Casandra Almira Maqueira
Casandra Almira Maqueira

Licenciada en Estudios Sociocultural en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *