Impago de multas

pesocubano-cubaImagino que se sienten “reyes por un día” –como decía mi abuela–, quienes usan todo tipo de artimaña para evadir el pago de las multas; en realidad son ingenuos al creer en la impunidad.

 

pesocubano-cuba

Imagino que se sienten “reyes por un día” –como decía mi abuela–, quienes usan todo tipo de artimaña para evadir el pago de las multas; en realidad son ingenuos al creer en la impunidad.

Ahora lo más preocupante resulta su incidencia en la Oficina de Control y Cobro de Multas (OCCM), que muestra una desfavorable situación por el  elevado número de impagos de las contravenciones personales, las cuales ascienden a 1 004 multas pendientes al cerrar la jornada del 15 de mayo del 2012, con un saldo de 168 391 pesos.

Del cómputo anterior, 440 están en vía de apremio, es decir, con más de 60 días de imposición, con un monto de 78 264 pesos. Resulta válido recordar, según el vigente Decreto Ley 99, que los infractores disponen de 30 días a los efectos de abonar la cuenta, aunque, por lo general, no la liquidan de forma voluntaria, lo que denota un deterioro de sus valores cívicos en el  respecto de la legislación.

En tal sentido, ha sido recurrente en las asambleas de afiliados del pequeño colectivo de la OCCM, perteneciente a la Dirección Municipal de Finanzas y Precios, profundizar en el problema y evaluar su comportamiento para la búsqueda de las soluciones más adecuadas.

Visitar a los quebrantadores de la ley, a sus familiares e incluso a los presidentes de los CDR, con la intención de conseguir una modificación en la conducta de esos individuos, comprende la estrategia seguida por los trabajadores de la Oficina.

También firmaron un protocolo de trabajo con la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), a la cual envían un listado con nombres y señas de los morosos.

Si bien este proceder despeja el camino porque identifican a los infractores, y los conducen en los carros patrulleros a la OCCM, lo cierto es que la mayor parte de los reincidentes permanecen fuera de la Isla de la Juventud, en las provincias donde cometen las infracciones, pero se lo cargan a la Oficina pinera.

Unido a lo anterior, reciben el respaldo de unos 32 cuerpos inspectivos de organismos existentes aquí, con un buen seguimiento de las multas impuestas.

Cuando los gestores acuden a los familiares en vez de colaborar, ellos emplean expresiones como: “No tengo dinero… si consigo veré”, “que cargue él con su condena, desconozco su rumbo”, aunque sí sepan de su paradero.

Otro aspecto es la localización de los referidos ciudadanos, quienes increíblemente mantienen el Carné de Identidad con la dirección de un lugar donde nadie los conoce o quizá vivieron allí hace más de 20 años.

Un ejemplo elocuente es que cuatro personas suman 46 multas en apremio; para no hacer mención de sus nombres, llamémosles: A con 11; B-8; C-15 y D-12, con una cuantía total de 5 040 pesos. Sin lugar a dudas, en cualquier sitio del territorio nacional serán puestos en arresto y juzgados por el tribunal correspondiente con sanciones más severas.

El tema posee diversas aristas y soy del criterio de la necesidad de continuar cerrando fila y tratarlo en todas las tribunas: la casa, el barrio, la escuela y el centro laboral, porque esta es una típica forma de indisciplina social sobre la cual debe caer la fuerza cohesionada de la sociedad.

 


Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}