Homenaje sincero al Apóstol

Diversas actividades se realizaron por el sesquicentenario de la estancia del joven Martí en tierra pinera.
Foto: Gerardo Mayet Cruz

Cultivo una rosa blanca/ en junio como en enero/ para el amigo sincero/ que me da su mano franca, con esos hermosos versos del Apóstol lanzados al viento a viva voz por varias generaciones de pineros, en la casa museo finca El Abra, Monumento Nacional, cerró el acto por el aniversario 150 de la estancia de José Martí en la entonces Isla de Pinos.

Esta fue la principal actividad de la conmemoración en la simbólica mañana del 13 de octubre, un puñado de pioneros, estudiantes, jóvenes, las principales autoridades del Municipio, encabezadas por Zunilda García Garcés, primera secretaria del Partido aquí, y pueblo en general, rescribiendo la ruta histórica que, desde el kilómetro Cero de Nueva Gerona, hiciera el entonces joven Martí hasta la finca El Abra hace un siglo y medio, para en marcha de compromiso con su legado llegar hasta el histórico lugar donde los presentes sintieron más vivo a quien Fidel llamara el autor intelectual del asalto al cuartel Moncada.

Entre música, danza y poesía se rememoró su estancia y no faltó el reconocimiento a la familia Sardá, quien lo acogió y ayudó a restablecerse de las heridas físicas y del alma. En la persona de la museóloga e investigadora Beatriz Gil Sardá, fiel defensora de la historia pinera y lo que concierne al tiempo que permaneció aquí el más universal de los cubanos, la filial local de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), concedió la orden Pablo Porras Gener.

Su presidente, Rafael Carballosa Batista, al hacer la entrega del estímulo, expresó: “En la figura de Pablo se unifica la labor creativa con el compromiso emancipador y las mejores causas. Uno de los pocos cubanos que ganó en combate grados militares durante la guerra civil española; por eso la distinción más importante que concede la Uneac en la Isla de la Juventud lleva su nombre. Con este humilde gesto, la vanguardia artística, la sociedad pinera y Cuba entera han venido aquí, en esta mañana mítica, a decirles a sus mayores, a su familia: Gracias”.

Beatriz, en representación de la estirpe de los Sardá declaró a la prensa: “Nunca imaginé que en el aniversario 150 iba a tener la posibilidad de estar presente en este acto donde el pueblo pinero vino a rendirle homenaje y lo segundo es la sorpresa de la condecoración. Recibirla de la Uneac es uno de los orgullos más grandes para una que es descendiente de la familia.

“Tuve la dicha de conocer a Pablo Porras y por eso siento aún

más esa condecoración, también porque conozco su historia. Por supuesto la recibo a nombre de la familia, pero es el homenaje a José María y Trinidad, quienes tuvieron el reto; a Elías y Amelia, quienes dieron continuidad y preservaron este lugar y a aquel grupo de pineros que desde 1943 fueron capaces de unirse en un comité para rescatar de las ruinas el lugar donde había estado Martí”.

Julio César Sánchez Guerra, profesor e historiador, desde su verbo ardiente reseñó desde 1868 la vida del mozuelo marcado por la Patria, pasando por el diez de octubre, los sucesos del teatro Villanueva, el tiempo de trabajo forzoso en las canteras de San Lázaro y otros acontecimientos que a la postre trajeron al joven a tierra pinera.

Entre las primeras cuestiones que abordó se refirió a la familia Sardá.

“Salvó este lugar de una manera…, con el amor, el cariño de Elías, con la tradición de una familia y la ayuda de tantos cubanos más convirtió este espacio en un museo desde 1944”.

En la conmemoración se realizó también la premiación de los ganadores del concurso de pintura Martí en Isla de Pinos, la inauguración de la muestra fotográfica El lugar que acogió a Martí y la siembra de un cedro en áreas cercanas a la casa vivienda, por las principales autoridades del Partido y el Gobierno, integrantes del Movimiento Juvenil Martiano, militantes de la Unión de Jóvenes Comunistas, pioneros y artistas e intelectuales.

Foto: Gerardo Mayet Cruz
Foto: Gerardo Mayet Cruz
Foto: Gerardo Mayet Cruz
Isla de la Juventud Martí-El Abra
Yojamna Sánchez Ponce de León
Yojamna Sánchez Ponce de León

Licenciada en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *