Homenaje a Bruno y los demás caídos

Foto: Yesmani Vega Ávalos

La historia se construye de pequeños instantes robados al tiempo y guardados en la eternidad. Momentos, lugares y personas la componen en su andar por el camino de la vida y es justo revisitarlos de vez en cuando para no perder de vista su valía.

Algo así sucede cada 26 de julio en la Isla. Mientras toda Cuba conmemora un aniversario más del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, aquí, en este terruño, se recuerda además al primer mártir pinero, un joven que hace 123 años diera su vida por la causa libertaria, y los demás caídos.

Bruno Hernández Blanco cayó en un infructuoso levantamiento armado en Nueva Gerona, pero no fue en vano. Con esta acción
–que trascendió a nivel nacional e internacional– se demostraba que en cada rincón del país el espíritu independentista estaba presente.

Su ejemplo se arraigó en las siguientes generaciones y por ello el pueblo de la Isla de la Juventud, digno hijo de la Revolución Cubana, le rindió tributo a él y a sus compañeros de lucha en simbólica peregrinación hasta el obelisco que contiene sus restos en el cementerio de la capital pinera.

A la voz de “¡Gloria eterna a nuestros mártires!” marchó la caravana de combatientes, oficiales de instituciones armadas y representantes de las organizaciones políticas y de masa antecedidos por una vanguardia de jóvenes que sirvieron como promesa de la continuidad, porque la historia Patria vibra en el alma de los cubanos.

Foto: Yesmani Vega Ávalos
Foto: Yesmani Vega Ávalos
Foto: Yesmani Vega Ávalos
Foto: Yesmani Vega Ávalos
Foto: Yesmani Vega Ávalos
26 de Julio 2019 Isla de la Juventud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *