Hogares y charlas que salvan vidas

Foto: Yenise Pérez Ramírez

Pese a la baja tasa de natalidad exhibida en el Municipio Especial –en los últimos años no se ha llegado a los mil nacimientos anuales– el trabajo del Programa de Atención Materno Infantil ha logrado una sostenibilidad en su trabajo que redunda en resultados destacables.

Así lo demuestran los indicadores de mortalidad infantil, muerte materna –este último en cero por quince años consecutivos–, desarrollo del programa genético y otros.

Pero ninguno de estos logros ha sido de manera fortuita, médicos, enfermeras y otros especialistas de diversos centros tienen como misión lograr que todas las condiciones estén creadas para garantizar la mejor atención posible pre y posparto.

Entre las instituciones que desarrollan una labor más cercana están los Hogares Maternos que fungen, como su nombre lo indica, como hogares para las futuras mamitas. Sin embargo debemos tener conciencia de que buena parte de la población se resiste a otorgarle la importancia que ameritan estos centros.

En ellos no solo se ingresan las embarazadas con residencia en comunidades alejadas, sino también las que presentan factores de riesgo como lo son los embarazos múltiples, la hipertensión, el riesgo de prematuridad y los embarazos adolescentes y bajo peso, recibiendo un tratamiento diferenciado acorde a sus necesidades.

Un rol muy importante juegan en este periodo las actividades encaminadas a fomentar el conocimiento de las embarazadas respecto al cuidado de los bebés, siendo las charlas con los especialistas uno de los principales fuertes.

Según María del Carmen Álvarez, doctora del Hogar Materno de Nueva Gerona, un tema que nunca falta es el relacionado con la lactancia materna, siendo que esta constituye la base de una buena salud para toda la vida para bebés y mamás.

En nuestro país la resistencia que oponen respecto a este tópico en menores ocasiones viene asociada a factores estéticos y sí a mucho desconocimiento apuntan galenos, por lo que incidir en ella como alimento exclusivo (ningún otro alimento ni líquido adicionales, incluyendo el agua) por 6 meses y posteriormente aplicarlo de forma continua hasta los dos años de edad tiene el potencial de evitar el 12 por ciento de las muertes entre los niños menores de cinco años, minimiza el riesgo de contraer diarrea, neumonía, obesidad y otras enfermedades crónicas y garantiza el acceso de los bebés a una cantidad suficiente y segura de alimentos asequibles y nutritivos que promueven el desarrollo saludable del cerebro, un rendimiento educativo más elevado y disminuye el riesgo de obesidad.

Pero también para las madres esta vía única de alimenta es de suma importancia pues además de estrechar los vínculos afectivos con sus hijos, ayuda a prevenir la hemorragia después del parto, a reducir el riesgo de padecer cáncer de mama y ovario y permite a las mujeres espaciar mejor sus embarazos.

Sin duda alguna la mejor atención que se puede brindar a las embarazadas es promover una cultura saludable y con este punto de mira se trabaja cada día para seguir salvaguardando el futuro del país.

Isla de la Juventud Salud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *