Hogar de amor y responsabilidad

Una casa donde resguardarse del frío o la lluvia es buena, pero un hogar donde sentirse acogido, amado y respetado es lo mejor que le podría suceder a una persona, en especial si esta ya peina cabellos plateados y aún conserva la alegría y esperanza de vivir.

A buen resguardo se encuentran los abuelos del hogar de La Fe. Foto: Casandra Almira Maqueira

En el hogar de ancianos Comandante Andrés Cueva Heredia, en La Fe, vive un grupo de abuelos que, en medio de la compleja situación frente al nuevo coronavirus, se mantiene a salvo gracias al amor con que a diario son atendidos de manera excepcional.

A pesar de los falsos rumores de algunos desinformados, la instalación se mantiene libre de la COVID-19, según aseguró la licenciada en Enfermería Mireidis Durive Harriete, su directora.

“En nombre del colectivo quisiera decirles a las familias de los pacientes que aquí no hay coronavirus y cumplimos con las medidas orientadas para protegerlos”, expresó Durive Harriete.

Un ambiente sano, limpio y saludable se respira al llegar a la entidad, inmersa, además, en un programa de inversión para elevar la calidad del trabajo en el centro, así como del Hogar Materno, ubicado de forma adjunta a esta.

Allí cuentan con la guarda de un equipo especializado de 94 trabajadores que ahora se divide en subgrupos de 28 para mantenerse internos durante 14 días, para evitar las entradas o salidas innecesarias y en consecuencia la posible introducción de la pandemia a los dos hogares.

“También se sumaron al apoyo en las labores seis compañeros pertenecientes al polo turístico Cayo Largo del Sur –acotó la directiva–; para este cambio realizamos transformaciones, entre ellas la lavandería y nuevos baños para trabajadores.

“Aquí –concluyó– compartimos los quehaceres, hacemos de todo durante el ciclo de estancia, limpiamos y nos desempeñamos en otras funciones, además de las propias de cada quien”.

La alimentación no es problema; la Lic. Yanet Yero Cabrera, nutrióloga del centro y especialista del área dietética, dijo en la visita del cinco de mayo que cuentan “con siete tipos de proteínas distribuidas porcentualmente entre pacientes y trabajadores”.

Asimismo, las cooperativas agropecuarias aportan viandas, frutas y vegetales para la alimentación balanceada de este grupo etario priorizado por la sociedad y el Gobierno de Cuba, un país que ostenta una esperanza de vida al nacer de 78,45 años, en general.

Ofrecer las condiciones óptimas es primordial para la garantía de vida de los de la tercera edad; mas es esmero del pueblo de La Fe que se preocupa también por la salud y estabilidad de los ancianos.

Es interés de las autoridades que los longevos se mantengan en óptimas condiciones y lejos de la pandemia. Foto: Casandra Almira Maqueira

Más de una visita a ese lugar ha realizado el Consejo de Defensa Municipal, presidido por la primera secretaria del Comité Municipal del Partido, Zunilda García Garcés, quien ha reconocido la dedicación de sus profesionales y demás trabajadores.

“Importante apoyo es el interés de las autoridades por cuanto aquí ocurre y porque todo marche bien”, manifestó Mireidis Durive.

El “multidisciplinario” equipo rehabilita y asiste a los longevos de una nación que lucha contra el crudo bloqueo estadounidense y se empeña en elevar la calidad de vida y enfrentar el envejecimiento de la población de forma más armónica.

Así que cuando el domingo diez de mayo las madres cubanas celebren su día, como en otras instalaciones de la Salud, en este hogar las féminas festejarán agradecidas y con la responsabilidad de llevar su amor a cada corazón de quienes una vez atendieron a sus hijos y hoy merecen más cuidados.

COVID-19 Isla de la Juventud Isla de la Juventud
Casandra Almira Maqueira
Casandra Almira Maqueira

Licenciada en Estudios Socioculturales en la Universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *