Historia de migrante

Foto: Tomada de Internet

Los incumplimientos por parte de Estados Unidos de los acuerdos migratorios establecidos entre ambas naciones y el cruel bloqueo estadounidense estimulan la migración ilegal, como también lacera a cientos de familias

Todavía ando conmovida. El hijo de una amiga me contacta por la red social Facebook, pero su historia es una más de las tantas que se tejen en torno a la migración irregular hacia los Estados Unidos, que es incitada por ese país y motivada, en lo fundamental, por razones económicas, según consideran no pocos estudiosos de este proceso tan antiguo como la propia existencia de la humanidad.

–Hola, le puedes decir a mi mamá que me perdone.

–¿Y eso por qué?, ¿qué pasó?, le pregunto todavía sin entender.

–Está muy dolida aún, me fui y no le dije. La conexión no está muy buena, se puede caer… Le dices, por favor, se lo mando a decir con todo el que la conoce.

El silencio y una indescriptible conmoción me envuelven. Una avalancha de preguntas llega a mí, así, de súbito, sin dejar de pensar en el profundo dolor de aquella madre que acababa de separarse –y de qué manera– de su único hijo.

–Pero, ¿dónde estás ahora?, ¿estás bien?

–Sí, todavía nervioso por la travesía y todo lo que se vive, pero ahí, ahora pa’ la batalla, que a eso vine, a luchar y la lucha acá sí es dura; dicen que esos primeros meses son difíciles, es verdad que uno se deslumbra por todo lo que ve, pero la adaptación es…(deja de escribir, quién sabe si llora desde el otro lado) bueno, ya estoy aquí y tengo que seguir.

–Por la manera en que lo dices parece que fue riguroso el camino, me dices, me gustaría escribir al respecto, si quieres ni menciono tu nombre, menos el de tu mamá.

Demora en contestar, comprendo que no debe ser nada fácil, lleva sobre sí emociones muy fuertes, dolorosas para ser contadas; no obstante, veo en el chat que reanuda la escritura.

Infografía: Tomada de Internet

–Bueno así, sí y solo algunas cosas. Ni te imaginas. No eres capaz de figurarte todo lo que se vive y encuentras. Te dice algo una travesía desde Panamá hasta México, te dice algo la tan nombrada selva del Darién, la impenetrable…y eso que los coyotes nos dijeron que no nos llevaron por el mismo pulmón, o sea, que no nos adentramos tanto; sin embargo, lo visto y lo que pasamos el grupo con que andaba fue suficiente. Imagínate, debemos coger monte y caminar a escondidas porque no tenemos residencia para andar por estos países y si te cogen puedes ser deportado, eso es en el mejor de los casos.

–Ah, sí, pueden ocurrir cosas peores.

–La gente lo cuenta y uno no le cree, hay que vivirlo para creer, lamentablemente lo viví. Es todo el tiempo con mucha tensión, con riesgo a no llegar, a que te desaparezcas o desaparezcan, a esa gente no les importa ná, solo el dinero que les pagan. Hay cosas duras, difíciles de olvidar como los muertos que te encuentras en el trayecto.

–A una muchacha la querían violar delante de todos nosotros y uno sin poder hacer nada porque te lo hacen a ti también, ya ha pasado, abusan hasta con hombres. La pobre daba gritos a más no poder, libró porque cuando le quitaron el pantalón se dieron cuenta que andaba con la menstruación.

Mientras escribe mi memoria graba a esa joven y otras tantas mujeres o personas violentadas por esos parajes. Cuánto dolor cargan, cuántas huellas, cuántas historias desgarradoras… cuánta indignación la mía.

–Son malos, los muy desgraciados, poco les importa si te viras un pie o te da fiebre. A mí me dio por varios días, se me puso la garganta en candela por unos cuantos aguaceros que nos cayeron encima, sin posibilidades de cambiarnos de ropa, que por cierto no es mucha la que debemos llevar, tan solo una mochilita con lo esencial.

–Hambre, sed, de todo se pasa, es fuerte, muy fuerte. A uno se le rompieron el único par de tenis que llevó y tuvo que seguir descalzo por un buen rato, los pies hasta le sangraron, poco antes de llegar a Mexicali (capital del estado de Baja California) le dieron unos malitos pa’ que fuera tirando.

–¿Les resultó difícil cruzar la frontera entre México y Estados Unidos?

–Por suerte no, algo bueno nos debía pasar después de tanto, aunque no siempre es así, hay mucha gente esperando, que llevan meses, pero nosotros cruzamos un terraplén, luego un pequeño río,  y una zona fangosa, del otro lado nos esperaban los guardias estadounidenses, percibí ahí como cuando ya estás dentro, en condición de preso, que las atenciones para con los cubanos es diferente, sí, porque hay desde salvadoreños hasta haitianos en esas naves, mucha gente de todos lados.

–Me pasé casi una semana comiendo burritos, lo mismo con arroz  o frijoles dentro y un sándwich en la comida, aquellos burritos no había quien se los comiera, pero debíamos hacer un esfuerzo; de todas maneras bajé de peso un montón en menos de nada. Si dura fue la travesía, más lo fue hablar mal de mi país en la entrevista, al final uno se arriesga para mejorar no porque esté en contra del Gobierno.

–¿Y lo hiciste?

–No te puedo mentir, hay que hacerlo, diste el paso, ya estás ahí, sino, no clasificas, no estás preparado para, como ellos dicen, entrar al país de la libertad.

Este es tan solo un testimonio de las innumerables historias que se tejen en el audaz camino por llegar al país norteño y suele ser cada vez más arriesgado porque desde el 2017 quedó suspendido el procesamiento y otorgamiento de visas de inmigrante y de no inmigrante en el Consulado norteamericano en la capital de la nación.

Tales trámites han sido trasladados hacia terceros países, lo cual implica para los interesados gastos superiores. Y en tal decisión incidió todo el melodrama armado con los supuestos ataques sónicos, sucesos hasta entonces no probados de manera científica.

Las salidas irregulares de Cuba, incrementada en los dos últimos años debido a la compleja situación económica del país derivada de la covid 19, que ha puesto al mundo en una crisis sanitaria, y del recrudecimiento del bloqueo con las más de 240 medidas aprobadas en el gobierno de Trump, son avivadas por el  incumplimiento del compromiso de Estados Unidos de garantizar la migración legal con un mínimo de 20 000 ciudadanos cubanos cada año.

¿Por qué será? Y a lo anterior se suma la Ley de Ajuste Cubano, que aunque fue derogada durante el gobierno de Barack Obama, al parecer todavía tiene sus efectos al continuar estimulando las salidas ilegales y favorecer a los cubanos con la Residencia Permanente luego de residir un año en territorio estadounidense.

En medio de tan complejo escenario los cubanos de aquí y de allá cada vez más unen sus voces para reclamarle a la administración de Joe Biden no solo por el cese del brutal y descomunal bloqueo contra Cuba sino también por el restablecimiento de un flujo regular entre las dos naciones para que, entre otras cuestiones, acabe el dolor entre las familias.

–No olvides decirle a mi mamá que me perdone.

Migración irregular: Personas que se desplazan al margen de las normas de los Estados de envío, de tránsito o receptor. Desde el punto de vista de los países de destino significa que es ilegal el ingreso, la estadía o el trabajo. Desde el punto de vista de los países de envío se trata de los casos en que la persona atraviesa una frontera internacional sin documentos de viaje, pasaporte válido o no cumple con los requisitos administrativos exigidos para salir del país.(Fuente: Glosario sobre Migración, OIM)

Consulte además: La política migratoria cubana y su contexto (+Video)(+Cronología)

Otros artículos del autor:

Isla de la Juventud
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

4 Replies to “Historia de migrante

    1. Así es, hay historias mucho más fuertes, sobre todo con quienes se lanzan al mar en lancha. Muchas de estas historias se pudieran evitar si Estados Unidos cumpliera con los acuerdos migratorios y no le pusiera tantos obstáculos a la reunificación familiar, máxime cuando la familia para ellos es sagrada.

    1. Así es y las historias fueran diferentes si Estados Unidos cumpliera con sus acuerdos y no pusiera más trabas para la reunificación familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *