Hipocresía y crueldad sin límites

Ni las amenazas ni las engañosas maniobras para prolongar el cerco podrán bloquear la resistencia del pueblo ni la condena mundial el próximo 31 de octubre en la ONU

 

En los hogares pineros, donde cada día se sufre en carne propia la crueldad del bloqueo imperial, sigue el asombro por las nuevas maniobras políticas del gobierno de Estados Unidos contra Cuba y las desvergonzadas e inmorales afirmaciones de los peones de la actual administración.

No de otra forma puede calificarse su descaro de reconocer que la intención de la resolución cubana, aprobada por el voto casi unánime cada año en la Asamblea General de las Naciones Unidas, “tiene como propósito la condena del impacto de la aplicación de bloqueo en el pueblo cubano”.

Acorralado y aislado con esa ya derrotada política, el gobierno estadounidense intenta a todas luces debilitar el apoyo que patentiza la comunidad internacional frente a la presentación del Proyecto de Resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos contra Cuba”.

El genocidio no tiene límites, pero al parecer la hipocresía tampoco con esta escaramuza para confundir al admitir que eso que ellos llaman embargo “provoca daños humanos significativos a nuestro pueblo, privaciones, carencias, dificultades, afecta a todas las familias, discrimina la migración cubana y restringe las propias libertades civiles y derechos de los ciudadanos estadounidenses cuando les prohíbe visitar nuestro país”.

Como desenmascarara el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla en conferencia de prensa celebrada en el Ministerio de Relaciones Exteriores en la noche de este miércoles, se trata una vez más de una maniobra con fines propagandísticos, con el fin de manipular a la opinión pública y a los Estados, siguiendo la larga historia de sucio manejo de los derechos humanos contra Cuba, con logros innegables en materia de salud, educación, deporte, cultura y participación política, por solo mencionar algunos exponentes de la inmensa obra humana erigida en este país.

¿Con qué moral puede acusar a otros en ese tema la potencia con pies de barro, que tortura a menores en la base naval de Guantánamo”, territorio, además, que ocupan ilegalmente en Cuba?.

Fueron más las preguntas que nos seguimos haciendo en familia y entre vecinos y luego en el trabajo y en la calle como preámbulo de la victoria anunciada a favor de Cuba en la ONU, haciendo trizas a las enmiendas de ese gobierno del caos y también al documento que circula con disimulo el Departamento de Estado yanqui para disuadir a los países sobre el voto que emitirán el próximo 31 de octubre.

Pero allá como aquí las engañosas maniobras para prolongar el cerco no podrán bloquear la resistencia del pueblo ni la condena mundial.

Bloqueo Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

2 Replies to “Hipocresía y crueldad sin límites

  1. Saludos y respetos para todos.
    Para mí el presidente Trump es un toro delante de un piano. Menos sacarle música hará con él cualquier cosa. Por eso no me extraña su actitud contra Cuba, el mundo y contra su propio país. Lo lindo del asunto es que es un hombre que tiene mucho dinero (poder) y que es el presidente del país “más poderoso” del mundo.
    Confío en los diplomáticos de Cuba y pienso que sabrán lograr un resultado favorable a nuestro país.

  2. Nada impedirá una nueva victoria en la ONU el próximo día 31 de octubre. Solidaridad del mundo y resistencia de todos los cubanos derrotando otra vez al bloqueo de EEUU y a sus mentiras y palabras hipócritas de su gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *