Himno y voto por la Patria

dia_cult_cubanaA otro histórico combate nos llama dentro de unas horas este Día de la Cultura Cubana, celebrado en recordación a aquel 20 de octubre de 1868 en que los mambises liberaron Bayamo y el pueblo entonó por vez primera La Bayamesa, nuestro Himno Nacional, en el nacimiento mismo de la nación.

 

dia_cultura_cubana

dia-cubaniaA otro histórico combate nos llama dentro de unas horas este Día de la Cultura Cubana, celebrado en recordación a aquel 20 de octubre de 1868 en que los mambises liberaron Bayamo y el pueblo entonó por vez primera La Bayamesa, nuestro Himno Nacional, en el nacimiento mismo de la nación.

Otra carga y canto por la Patria serán las elecciones en la Cuba libre para escoger a los Delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular.

En la apertura de cada Colegio Electoral escoltado por pioneros y sellado por el escrutinio público, la transparencia y la confianza, volverá a vibrar mañana la enardecida marcha compuesta por Perucho Figueredo sin bajar del caballo en el fragor de la lucha liderada por Carlos Manuel de Céspedes, y orquestada por el músico Manuel Muñoz Cedeño, paradigma del mestizaje de nuestra cubanía.

Con todos esos símbolos y peldaños, millones de cubanos harán coro, fiesta y poesía a su auténtica democracia, a la unidad curtida en la batalla y a las demás conquistas asidas para siempre a la tierra, a los sueños.

Más allá de las urnas y los sufragios, ese vivo ejercicio de poder enaltece la obra inmensa de la Revolución socialista, conquistada hace más de cinco décadas y devenida supremo acto cultural de una nación que en economía también esculpe su propio modelo con Lineamientos de todos, profundiza su hermandad, libertades y lazos con el orbe y hace de la política genuino arte de creación heroica, fundida a las ideas del Che acerca del hombre nuevo.

En el rico ajiaco cultural, diverso y único, que el archipiélago ancla en su universo y latinoamericano, el pinero se afianza en las raíces de su cubanía y un antimperialismo que lejos de quedar en el pasado, se robustece frente a nuevos zarpazos y convoca a los patriotas de hoy a emplazar con los votos de mañana los cohetes morales evocadores del estoicismo de todo un pueblo que 50 años atrás, en otro octubre, puso en crisis al prepotente enemigo.

Por eso Martí, Fidel, Raúl y Chávez no se cansan de sembrar conciencia junto a las otras armas: la del voto soberano, la unidad, los conocimientos, la solidaridad y la de la cultura salvadora en el torrente de Nuestra América.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}