Higiene y aporte de todos, tareas pendientes

Foto: Gerardo Mayet Cruz

Juan Delio Chacón es un poblado pequeño y quizás por esta razón ante la más mínima muestra de desorden o suciedad se vea empañada toda la imagen de la zona.

Desde la propia entrada salta a la vista uno de los dos colectores de basura ubicados en el Consejo Popular –el área lleva tres pero hoy solo cuentan con dos–, a veces lleno hasta el tope, otras casi vacío, pero invariablemente adornado de bulticos de basura a su alrededor retando a ver si la balanza se inclina por la limpieza o por el surgimiento de un microvertedero.

Para algunos pobladores la culpa recae sobre la Empresa de Servicios Comunales, encargados de la recogida de la basura, otros con un poco más de sentido de autocrítica reconocen que las indisciplinas sociales juegan un importante papel en este asunto, mientras el mencionado organismo aboga por que se hace lo que se puede.

Según Josefa Bueno Savón, jefa del Departamento de Higiene de Comunales, es cierto que en los dos últimos meses los ciclos de recogida de desechos domésticos se han extendido a entre siete y diez días aproximadamente, debido a roturas en los equipos, por lo que en la actualidad trabajan solo con un tractor y un cargador para todo el Municipio, pero insistió en que en muchos casos hay más que basura doméstica cerca de los depósitos.

En contraste con otras áreas, calles como esta mantienen la limpieza que saben cuidar vecinos e instituciones
Foto: Gerardo Mayet Cruz

“En nuestra entidad contamos con una sola persona para hacer la limpieza junto con el cargador y por más que se quiera esto no es suficiente ya que por lo general los desechos que se dejan fuera de los recolectores son escombros y se vuelve muy engorroso. Por otro lado la situación que tenemos con los equipos hoy es algo momentáneo, pero tenemos servicios como la contratación para la recogida de escombros en los hogares y empresas que son poco aprovechados en el sector residencial, entonces verter esta basura cerca de cualquier colector y esperar a que lo recojan resulta más fácil, agregó.

Según vecinos cercanos a la entrada del Mangal –donde se ubica el otro colector– la indisciplina es un tema bastante debatible, pues aunque hay quienes cuidan del entorno, a otros les da igual donde caigan las bolsas de basura y aunque se ha apelado a los trabajos voluntarios y las intervenciones populares para revertir esta situación, hasta el momento no ha surtido efecto.

La realidad por ende es que los colectores permanecen a veces varios días seguidos rodeados de desperdicios sin que aparezca una solución efectiva y constante.

Foto: Gerardo Mayet Cruz

Otro punto significativo en la higiene del Consejo es la falta de conciencia social de algunos moradores con respecto a las plantas que tienen dentro de sus propiedades. En varias esquinas del pueblo se hace difícil el tránsito por las aceras ante lo crecidas que están algunas ramas de matas de mango o florales, eso sin contar que las hojas pululan por las calles como “adorno natural”.

A este respecto algunos llaman la atención sobre la falta de rigurosidad en las medidas que los inspectores de la DIS toman con estos casos siendo esta la única posible solución para una problemática tan aludida a nivel de comunidad y que nada ha logrado hasta el momento a través del diálogo con los infractores.

Tal vez un poco más de sentido de pertenencia por parte de sus pobladores y otro tanto de mayor responsabilidad institucional estén haciendo falta para comprometer realmente a los actores que intervienen en las labores de higienización de Juan Delio Chacón, quien sabe y así para la próxima visita del Victoria no sea este un asunto sobre el cual poner nuestros ojos.

Canarreos 2019 Suplementos
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *