Higiene, responsabilidad de todos

Tomada de Internet

Que el impacto de la tormenta tropical Laura por esta ínsula fuera menor de lo esperado representó para todos un motivo de felicidad.

Más allá de las afectaciones en el tendido eléctrico, los estragos de este fenómeno meteorológico se hicieron visibles en las calles de la Isla, adonde fueron a parar ramas y desechos movidos por el viento o registros de aguas albañales –las comunes fosas– desbordados y vertiendo en varios consejos populares.

Las tareas de recuperación se han llevado a cabo con bastante premura, hay que reconocerlo, sin embargo, hasta dónde fue culpa de Laura el “despeine” de nuestro Municipio, donde los vientos esparcieron también focos insalubres ya existentes.

En la ciudad de Nueva Gerona, a pesar de los constantes mensajes de los medios, las pesquisas de operarios de Salud y las cuantiosas multas, persisten las problemáticas de los microvertederos, las indisciplinas que los “alimentan”, los patios sucios y la costumbre de dejar tirada por cualquier esquina una bolsita de basura –así como quien no quiere la cosa–, porque “cuesta mucho” llevarla hasta los puntos de recogida establecidos.

Y sí, los vientos arrastran a su paso lo que encuentren, pero culpa de quién es que muchos de los desechos estén esparcidos en cualquier rincón de la ciudad.

Ojo, soy consciente de que en ocasiones los ciclos de recogida de estos se prolongan más de lo dispuesto, pero ello no puede convertirse en motivo para ensuciar la imagen y el orden del barrio y del territorio.

Con ciclones o sin ellos, este es un momento clave para estar al día con la higienización. Por un lado la amenaza de la COVID-19 y por otro, que nadie lo olvide, seguimos siendo susceptibles a cualquiera de las enfermedades provocadas por el mosquito Aedes aegypti, a los brotes diarreicos y demás afecciones típicas de esta época del año.

La vida como bien más preciado debe ser protegida en toda circunstancia y aunque sea difícil imaginar que una bolsa de basura o un gajo de cualquier planta puedan ponerla en peligro la realidad es que lo hace, ya sea de forma directa o indirecta, pues lo mismo da si te golpea en la cara durante un huracán que si se convierte en una fuente contaminante a nuestro alrededor y refugio de vectores de diversas enfermedades.

El llamado a crear una cultura sanitaria no es “muela” ni consigna, debe ser un hábito inherente a las rutinas diarias. El cuidado de la salud depende de nosotros en primer lugar y no siempre somos responsables con ello.

Sirva esta reflexión como un llamado de atención no solo para cuando nos enfrentemos a fenómenos propios de la temporada ciclónica, sino para hacer de la limpieza y la higiene una rutina más en la vida cotidiana.

Las empresas y los organismos que intervienen en estos procesos –a veces con más recursos y otras con menos–, hacen su parte, pongamos nosotros lo que nos toca para garantizar nuestra seguridad y la de quienes nos rodean.

Isla de la Juventud Opinión
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

One Reply to “Higiene, responsabilidad de todos

  1. Buenos días, buen artículo, Higienen Responsabilidad de Todos, hay que hacer mucho en los medios de comunicación tanto la Radio como en la Televisión, crear grupos de trabajo que vayan a cada comunidad creando conciencia de este mal que nos afecta a todos, también a las empresas que tienen que ver directamente con todo esto, ser más activa, en mi caso llevo más de 1 mes afectado por la tupisión de la fosa sin usar el baño, la peste es inrresistible, soy asmático y llevo mas de 10 días con falta de aire y el problema aún reportado no se soluciona, el principal problema, el famoso mostro como le llaman en mal estado técnico, ahora la pregunta, cuando no había mostro se destupían todos los registros con brigadas que poseían cintas, ahora si no es con el camión no se hace nada, ante todo tenemos que tener conciencia y no acomodarnos a las tecnologías, y así no zufrír tanto abandono, aún seguimos con el problema y sin respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *