Hasta lo inimaginable

Foto: Víctor Piñero Ferrat

Hoy miro a mi madre y me parece la más linda del mundo. La beso y siento en su piel –algo arrugada- ese desvelo que la acompaña desde que se convirtió en mamácuando mi hermana mayor floreció de su vientre. La abrazo y deseo tenerla por siempre a mi lado, a ella que me dio la luz del sol para empinarme a alcanzar mis sueños.

Ya han pasado 30 primaveras desde su dolor post-cesárea causado por mi nacimiento, el mismo que sentí cuando brotaron mis dos islas: Marian y Tochihiro, los cuales dejaron una cicatriz justo debajo del ombligo, parecidísima a la que dejamos mi tata y yo enmami, a la que nombro orgullosamente “la marca de la felicidad”, por ser el mapa que indica la entrada exacta de mis hijos a este mundo que dibujo de amor por ellos.

Todas las veces que quedé embobecida mirando a mis bebés dormir (síndrome de madres agotadas pero adoro estar así), la imaginé en esa misma situación conmigo, y también cuando disfruté de sus primeras sonrisas con solo un mes de vida o al llorar desesperadamente ante los sollozos de mis pequeños sin aparente motivo. Si antes te adoraba, después de experimentar ese estado físico y emocional que es convertirse en madre, te amo muchísimo más.

Ahora me regocijo por la existencia de tus nietos: mis hijos y sobrinas preciosas, percibo el amor incondicional que me arropa desde mi origen como semillita, y me parece poco lo ofrendado hasta ahora porque madre querida, por las largas madrugadas de desvelo, quererme aún en mis peores malcriadeces, cuidarme y ayudarme cuando me comportaba de manera injusta, motivarme constantemente a estudiar y acompañarme siempre, te debo hasta lo inimaginable.

Por donde tú caminaste, yo ando ahora y mis hijos se encargan de florecer el trayecto, regándote de amor y mimos para que no te falte el cariño con el cual nos vestiste cada Día de las Madres y todos los demás que honran tan infinita y maternal paciencia.

 

Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *