Guerreros disparando al infinito

No es necesario que se celebre un aniversario más de sus natalicios, para recordarlos, porque ellos están en la memoria de muchos en el mundo, especialmente de los cubanos.

Aunque les tocó vivir en siglos diferentes, hasta la fecha los enlaza con sus engarces de magia y sueño.

José Martí nos habló de los hilos invisibles que unen a los hombres en la historia, y el 14 de junio quedaron fundidos para siempre dos figuras esenciales al marcar ese día el natalicio de Antonio Maceo Grajales, en Santiago de Cuba de 1845 y de Ernesto Guevara de la Serna en la localidad argentina de El Rosario, en 1928, y a quien evocamos este año a 50 años de su caída en combate en Bolivia.

Es cierto, estos patriotas parecen lejanos en el tiempo, no coincidieron físicamente. Sin embargo, fueron y son hermanos en ideales y principios, que multiplican en su juramento de su código de valores los trabajadores de la Contraloría y varios colectivos más este 14 de junio, al igual que en las ceremonias convocadas este día en escuelas primarias para el cambio de atributo a los pioneros, con el cual inician una nueva etapa en la Organización de Pioneros José Martí, entre otras actividades de las nuevas generaciones.

De padres y maestros cientos de escolares recibirán la pañoleta roja, que identifica a los pioneros José Martí del primer nivel tras vencer su tercer grado, por lo que a partir de septiembre anudarán en sus pechos la pañoleta roja para seguir tejiendo sueños.

La recordación alienta a todos más allá de la evocación al Titán de Bronce y al Guerrillero Heroico, a hacer más en el perfeccionamiento de la sociedad y en la formación de valores en quienes crecen en los principios que convirtieron a Maceo y Che héroes y guías de todos los tiempos.

El primero con su Protesta de Baraguá salvó la dignidad dela Patria en momentos de incertidumbre y nos enseñó a jamás claudicar ante el enemigo, con el cual tampoco quiso contraer “deudas de gratitud”, porque prefería perecer en la contienda.

Mientras el Guerrillero Heroico dio inigualable lección de internacionalismo, honestidad, modestia, lealtad a Fidel, laboriosidad, eficiencia económica y confianza en los jóvenes. De él mucho aprendimos en momentos difíciles. Por eso los niños repiten henchidos de emoción e inspirados en su ejemplo: “Hasta la victoria siempre”, que también da vida al eterno Comandante en Jefe.

Así se ensanchan cual paradigmas de futuro quienes fueran calificados por un poeta ecuatoriano como: “Dos guerreros disparando al infinito”.

Historia Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *