Gracias Comandante

El 25 de noviembre siempre ha sido para mí un día significativo, primero porque es la fecha de cumpleaños de mi mamá y segundo porque, desde hace cinco años, el destino quiso que ese día se convirtiera no en el aniversario de un fallecimiento, sino en la jornada para celebrar la vida vivida por un hombre que logró trascender las fronteras del tiempo, el Comandante Fidel.

Considerado como una de las personalidades políticas más influyentes en el mundo, creo que, para muchos cubanos, aunque no lo conocimos personalmente, se aleja de esa aura etérea e inalcanzable y se transforma en una especie de padre, de cabeza de familia con el bienestar de los suyos en todo momento como misión principal.

Y es que desde ese rol me resulta fácil entenderlo, sobre todo en estos tiempos convulsos en que se intentan magnificar sus inevitables errores humanos para empañar su figura de líder universal al frente de una lucha inédita contra el imperio más poderoso del planeta al que venció cada día y lo sigue burlando junto a su pueblo con las armas de la verdad y las ideas que lo hacen imbatible.

No fue un ser perfecto y su tarea no fue fácil. No debía velar por una o dos personas, sino por los millones de cubanos que con él al frente empezaban a ver la luz al final del camino, por años apagada bajo las sombras de la ignorancia y la desigualdad.

Entre las tantas pruebas de su grandeza cotidiana está que a cinco años de su partida física, su legado continúa vigente en los hombres y las mujeres que cada día se crecen para defender las conquistas alcanzadas.

Cuando en cada rincón del país se ice este 25 de noviembre la bandera cubana, sabremos que va dedicada a él. Cada vez que en la nación se aplique una dosis de cualquiera de nuestras vacunas, serán el empeño de Fidel y su confianza en la calidad de nuestra ciencia los que vayan condensados en cada gota.

El Comandante Eterno es de esos seres que no desaparecen aunque ya no estén físicamente y afortunados somos por ello.

Por tu vida, tu obra y tu amor por esta Patria, la palabra que mereces hoy es: GRACIAS.

Otros artículos del autor:

El Pinero El Pinero 2021 Suplementos
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *