Google te sigue a todas partes aunque no le hayas dado permiso

Google Maps nos pide permiso para conocer nuestra ubicación. Foto: La Vanguardia.

Nuestro móvil registra los movimientos que hacemos incluso si tenemos desactivado el historial de ubicación del móvil. Una investigación realizada por la agencia Associated Press ha revelado que Google rastrea todos nuestros movimientos aunque hayamos desactivado los permisos para hacerlo.

La investigación, realizada con el apoyo de expertos de informática de Princeton, demuestra que muchos servicios de Google en dispositivos Android e iPhone almacenan nuestros datos de ubicación, incluso si hemos utilizado configuraciones de privacidad para evitar que lo haga.

En líneas generales, Google acostumbra a pedir permiso para utilizar nuestra información sobre la ubicación.

Así, por ejemplo, cuando utilizamos Google Maps la aplicación nos recuerda que tenemos que permitir el acceso a la ubicación para poderla utilizar para navegar. Al aceptar, la app muestra este historial en una “línea de tiempo” que describe nuestros movimientos diarios. Google nos ofrece también la opción de pausar este historial.

Según se puede leer en la página de asistencia de Google, “se puede desactivar el historial de ubicaciones en cualquier momento. Con el historial de ubicaciones desactivado, los lugares a los que vas ya no están almacenados”.

Sin embargo, la investigación ha descubierto que esto no es del todo cierto. Incluso estando en pausa, algunas aplicaciones de Google almacenan automáticamente los datos de ubicación sin preguntar.

Así, por ejemplo, Google almacena datos de nuestra ubicación con solo abrir la aplicación de Mapas. También las actualizaciones automáticas del tiempo en teléfonos con Android aportan datos de nuestra ubicación.

Asimismo, al realizar búsquedas en Google también se rastrean nuestros movimientos, incluso cuando la información que consultamos no tenga nada que ver con nuestra ubicación. Por ejemplo, buscando “kits de ciencia para niños” o “galletas con chocolate” se ha detectado que el buscador obtiene información sobre nuestra latitud y longitud.

El problema de la privacidad afecta a unos dos mil millones de usuarios de dispositivos Android de Google y cientos de millones de usuarios de iPhone en todo el mundo que confían en Google para buscar información o utilizar sus mapas.

El informático de Princeton y ex tecnólogo jefe de la oficina de ejecución de la Comisión Federal de Comunicaciones, Jonathan Mayer, asegura a Associated Press que almacenar los datos de ubicación violando las preferencias de un usuario es incorrecto.

“Si permiten que los usuarios desactiven algo llamado ‘Historial de Ubicaciones’, entonces todos los lugares donde mantiene el historial de ubicaciones deben estar apagados”, afirma Mayer.

Por su parte, Google se defiende asegurando que está proporcionando descripciones claras de las herramientas de ubicación y controles fuertes para que las personas puedan activarlas o desactivarlas, así como eliminar sus historiales en cualquier momento.

Mundo
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *