Gobierno de facto de Bolivia se retira del ALBA

La autoproclamada presidenta de Bolivia, Jeanine Añez, este viernes. Foto: Reuters.

La canciller de facto del autoproclamado Gobierno de Bolivia, Karen Longaric, informó este viernes que Bolivia decidió retirarse de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), así como cesar al 80 % de los embajadores designados durante el mandato de Evo Morales.

“Ya no somos parte del tratado del ALBA; y estamos analizando también la desvinculación de Bolivia del tratado de la Unasur”, destacó, al tiempo que acotó que el escenario del mecanismo de cooperación no le interesa para nada.

Longaric también señaló que fueron cesados de sus cargos los representantes diplomáticos de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Sacha Llorenti, y la embajadora de Cuba, Ariana Campero, así como el 80 % de los embajadores que habían sido nombrados durante el Gobierno de Morales.

La canciller del Gobierno de facto indicó que los funcionarios diplomáticos removidos ya no podrán hacer uso de las sedes diplomáticas de Bolivia.

Las declaraciones se produjeron luego de que su antecesor, Diego Pary, el canciller boliviano durante el mandato del presidente depuesto Evo Morales, señaló que continuaría fungiendo como “ministro de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia del Gobierno Constitucional”, según escribió en su cuenta de Twitter mientras asistía a una cumbre del ALBA celebrada en Nicaragua.

Asimismo, en entrevista con el Canal 4 de televisión nicaragüense, Pary afirmó que el golpe de Estado responde a la lucha de clases que aún están presentes en el país.

Durante la cumbre de los países del ALBA celebrada en Managua, el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, aseguró que la organización tomará acciones para “revertir” el golpe de Estado en Bolivia.

Los países del ALBA denunciaron la injerencia de EE.UU. y sus aliados en los hechos ocurridos en la nación andina y llamaron a condenar el golpe de Estado.

Gobierno ilegítimo boliviano rompe relaciones con Venezuela

El gobierno de facto de Bolivia anunció este viernes que ese país rompe relaciones diplomáticas con Venezuela, tras destacar que varios venezolanos atentaron “contra la seguridad interna” en ese país.

La canciller interina, Karen Longaric, declaró a los medios en La Paz que al haberse producido un cambio de Gobierno en el país, el actual Ejecutivo será “consecuente” con los principios democráticos, de respeto a los derechos humanos y la carta democrática de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Por supuesto que se va a romper relaciones con el Gobierno de Maduro”, afirmó la diplomática.

“Nosotros reconocemos una Venezuela democrática, con mayor razón ahora que hemos constatado que venezolanos vinculados a la Embajada de Venezuela han incurrido en actos reñidos con la ley y estaban atentando contra la seguridad interna de Bolivia”, agregó.

Longaric también anunció que, con base en las pruebas que le pasará el Ministerio de Gobierno sobre estos hechos, la Cancillería boliviana “le dará el plazo correspondiente a todo el personal de la Embajada de Venezuela para que abandonen el país por haberse involucrado en asuntos internos del Estado”.

La ministra interina explicó que, con base en la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas, esta figura se da “cuando el Estado anfitrión o receptor encuentra que estos funcionarios diplomáticos han violado las normas de la diplomacia por diferentes motivos y se los declara personas non gratas”.

Según Longaric, existen “pruebas contundentes” que demuestran que estos venezolanos estuvieron “involucrados en los movimientos agresivos de la semana pasada” en el país y fueron hallados en posesión de armas de fuego y uniformes, entre otros.

Bolivianos continúan en protestas contra el golpe de Estado

Mientras el gobierno interino de Bolivia, autoproclamado violando la Constitución del país, toma medidas políticas, los bolivianos continúan en las calles en rechazo al golpe de Estado y por la renuncia de la presidenta de facto, Jeanine Añez.

Miles de productores agrícolas, mineros, maestros rurales y ciudadanos en general marcharon desde diversas partes del país hacia la Plaza Murillo, en el centro de esta ciudad, para exigir el restablecimiento del orden constitucional.

Ante un cordón policial, el diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS), Rubén Chambi, exigió el cese de la violencia y condenó la actitud de los militares.

“No pueden venir con balas, no pueden venir con gases, ustedes tienen que defender la constitución, la verdad duele que nos hayan hecho esto a nosotros, es un golpe de Estado”, expresó.

Rodeado por manifestantes que enarbolaban las consignas “Evo hermano”, “Bolivia se respeta”, el miembro de la bancada del MAS llamó a la prensa internacional a no callar y denunciar la realidad, “ya que varios medios locales nos han traicionado”.

“Actualmente más de la mitad de los asambleístas están en huelga de hambre, la prensa no está dando cobertura, hermanos. Hay que hacer justicia por nuestra Wiphala, los muertos y heridos”, destacó.

En sus palabras, Chambi manifestó que lo único que va a calmar al pueblo boliviano es la convocatoria a elecciones de manera irrestricta e inmediata para todos “que vaya Carlos Mesa, Luis Fernando Camacho, pero que vaya Evo Morales, de forma justa y transparente”.

Para poner fin a la crisis social, el diputado puntualizó que es necesario recuperar la democracia y convocar a elecciones presidenciales en el plazo de 90 días.

Tras varias jornadas de inestabilidad por la asonada golpista que obligó al presidente Evo Morales a renunciar, los alimentos y el combustible comienzan a escasear en La Paz.

 

Mundo
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *