Gloria de la Revolución

Foto: Casandra Almira Maqueira

Oriunda de Guantánamo e hija de campesinos, Gloria Redó Candó ha sido siempre fiel seguidora del legado de Vilma Espín y Fidel, y eterna agradecida con la obra de la Revolución.

En no pocos escenarios ha dado muestra de ello. No pudo ser sorpresa cuando en un encuentro realizado en la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, tuvo el arrojo de contar su historia, su gratitud para con la Patria que hizo de ella mujer de bien.

“No podía irme sin decir algo en un contexto como este –dijo mientras se ponía de pie frente a la silla en la cual se encontraba–. Yo soy combatiente de la Revolución Cubana, pertenezco a la Asociación de Base de La Demajagua, ello es un honor muy grande cuando se ha cumplido con el Comandante en Jefe y seguido su ejemplo y el de todas las mujeres que dieron la vida por la libertad.

“Mis federadas allá –se refiere emocionada a su zona de residencia– son indetenibles; yo les digo que por mucho que creamos que hicimos, no hemos hecho algo importante aún.

“Entonces les pregunto: ¿Cuál es nuestro Granma, nuestro Girón? ¿Qué es lo que nos queda por hacer? Y eso es para maestras, doctoras, enfermeras, ingenieras, cuidadoras y para las que no lo son.

“Esta es la hora en que la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), las federadas tenemos que demostrar nuestra retribución a ese legado, dar el paso al frente en el momento necesario y en ningún caso decir no, siempre sí, porque sí se puede, no permitir que esta Revolución vaya para atrás, sino hacia adelante. ¿Con quién? Con nosotras”.

Así es el orgullo de Gloria, secretaria del bloque número 78 de la FMC, una líder natural entre las féminas de su localidad, pero su personalidad entusiasta y el fervor con que defiende la obra de la cual goza cada cubano tienen otro antecedente.

“Soy hija de campesinos, proveniente de una familia pobre, humilde, pero muy revolucionaria. Seguí el ejemplo de mis padres, fundamentalmente mi papá, combatiente de la lucha clandestina y contra bandidos. Con la llegada del primero de enero de 1959 vimos un despertar en la nación y cómo nuestras vidas cambiaron.

“En noviembre de 2018 –cuenta y recuerda aquel momento– recibí la noticia de haber sido la primera delegada directa del país al X Congreso de la FMC. Yo me pregunto: ¿Dónde se ve eso? En Cuba, una negra elegida a un evento como ese, solo aquí podía suceder”.

Ahí radica su mayor orgullo, porque esta Revolución fue construida por todos y para el bien de todos, sin distinción de género, raza, credo… “Eso me llena de más honor, si ya amaba la Revolución, desde entonces la amo más, a Cuba, Fidel y Vilma, que hicieron de nosotras otra revolución dentro de la triunfante. ¡Gracias!”

Redó Candó es también miembro del Comité Municipal de la FMC, pone su empeño a cada nueva tarea, es una de sus protagonistas en la celebración de los 61 años, el 23 de agosto.

Con sacrificio, se destaca en la incorporación de jóvenes a cargos decisivos, en el cumplimiento de las tareas de la organización, eventos de mujeres creadoras, en la prevención en la comunidad y con ese accionar se hace eco del Programa Nacional para el Adelanto de las Mujeres en Cuba, aprobado mediante el Decreto Presidencial 198 de 2021. Donde ella esté, está la #FMContigo.

Isla de la Juventud
Casandra Almira Maqueira
Casandra Almira Maqueira

Licenciada en Estudios Socioculturales en la Universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *