Girón en cada victoria

playa-giron-4bocasHan transcurrido 51 años desde que las hordas de mercenarios preparados, protegidos y amparados por los yanquis desembarcaran por la zona centro sur de Cuba e invadieran las arenas de Playa Girón y Playa Larga para acabar con la Revolución y sus programas sociales.

 

Hace 51 años el pueblo cubano, encabezado por Fidel y los líderes de la Revolución, le propinó al imperio y en menos de 72 horas su primera derrota en América Latina

playa-giron-4bocas

Han transcurrido 51 años desde que las hordas de mercenarios preparados, protegidos y amparados por los yanquis desembarcaran por la zona centro sur de Cuba e invadieran las arenas de Playa Girón y Playa Larga para acabar con la Revolución y sus programas sociales.

El pueblo cubano, encabezado por Fidel, los líderes del gobierno y representado en los miles de milicianos, combatientes del Ejército Rebelde, policías y vecinos, logró desbaratar la acción y, en menos de 72 horas, acabar con el sueño de latifundistas, asesinos y otros miembros de la tropa mercenaria.

DOS ANÉCDOTAS DE GIRÓN

Un momento cumbre tuvo esta batalla y fue cuando el entonces capitán Fernández alineó los cañones de 85 milímetros y los tanques, casi directamente en las aguas de Playa Girón. A su izquierda colocó los diez cañones autopropulsados SAU 100, lo más potente de la artillería cubana.

Los artilleros enardecidos le gritaban: “A los barcos, capitán, a los barcos”.

Al frente estaban las lanchas que huían con parte de los mercenarios y algo más lejos la flota yanqui amenazadora y prepotente.

Fue un duro trance, pues podría costar la vida de combatientes cubanos y el armamento, tal vez daría pie a los yanquis para ampliar la invasión. Entonces se vio en una encrucijada dramática, como en las tragedias griegas. Pero él tomó una decisión que consideró la correcta, con voz fuerte y potente ordenó: “¡A los barcos no, a los botes!”.

Los artilleros cubanos dispararon a las embarcaciones mercenarias, tan cerca de los barcos que se temió lo peor. Los yanquis no se atrevieron a disparar a las costas y se alejaron, poco a poco del área.

Años después Fernández explicaba: “Es verdad que los barcos se retiraron. En ese instante tuve la impresión de que la guerra había concluido, y sentí un enorme silencio en mi cabeza, como si estuviera flotando en el aire, fue la descompresión tan intensa que experimenté”.

Pasó el tiempo y en la conferencia Académica Girón 40 años después, el Comandante en Jefe Fidel Castro, acostumbrado a tomar decisiones trascendentales, en tono de broma, y reafirmando su aprobación por la decisión de Fernández, le preguntó: “¿Con quién consultaste?”

Fernández abrió los brazos y dibujando una sonrisa respondió:

“Estaba solo, con quién iba a consultar, ¿con los dioses?”

EL GIRÓN DE HOY

Nuevamente el pueblo cubano se enfrenta a otra batalla, el cumplimiento de los Lineamientos del VI Congreso del Partido, la reorganización del país y la búsqueda de la eficiencia que nos permitirá el tan ansiado desarrollo: ese es el Girón de hoy.

Este compromiso es más difícil que el realizado hace 51 años, debido también a la situación internacional y el recrudecimiento del bloqueo; ello conlleva más sacrificios, por eso el Partido y el Estado han puesto todos los recursos, energías y capacidades para llevarlo a buen fin para de nuevo obtener la victoria.

La batalla está planteada y, otra vez, somos nosotros los que debemos ganarla, para que Cuba siga siendo un faro para los pueblos del mundo y nuestro Socialismo se mantenga en América Latina.

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

{loadposition tabfinal}