Garantizar la semilla es el punto de partida

Si la maquinaria agrícola es músculo y columna vertebral de la agricultura, las semillas son el elemento indispensable para la producción de alimentos.

Garantizar su obtención y comercialización para la actual campaña de frío ha constituido un reto para los trabajadores de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Semilla de la Isla de la Juventud, sobre todo en medio de la crisis planetaria como consecuencia de la pandemia y el recrudecimiento del injusto cerco económico, comercial y financiero del gobierno estadounidense contra Cuba.

Aun así el Municipio se ha propuesto incrementar en más de 600 las hectáreas de tierra a sembrar en comparación con la campaña anterior. Para ello es vital el aseguramiento de semillas para cubrir lo solicitado por las distintas formas de producción.

Foto: Gerardo Mayet Cruz

Rodolfo González Almenares, director de esa UEB, destacó que su colectivo tiene como punto de partida la demanda de esas bases productivas para cumplir sus planes.

“Gran parte de este recurso –explica– lo traemos de provincias y otros los producimos acá. Este año se ha caracterizado por las limitaciones, pues en el país solo había garantía para alrededor del 50 por ciento por las dificultades y de ese 50 nos aseguraron un poquito más, no obstante hay déficit”.

Aseveró que hoy la máxima dirección del país convoca a cada territorio a autoabastecerse en esa actividad.

“Debemos incrementar las variedades demandadas. Es un trabajo ya en ejecución y producimos frijol, pepino, calabaza, melón e incursionamos en la habichuela, ají pimiento y tomate.

“Por ejemplo, en esta campaña garantizamos todo el frijol, la calabaza y el pepino para sembrar con semilla propia y parte del tomate porque la mayoría la traemos de otros territorios.

“Continuamos trabajando, pues no lo hemos logrado todavía en las de quimbombó, berenjena y estabilizar la habichuela, aumentar otras especies con condiciones para desarrollarse como la acelga.

De todas ellas el país tiene necesidad, de ahí la urgencia de redoblar esfuerzos y ser capaces de conseguirlas aquí”.

Respecto a las que no produce Cuba especificó que llegan a través de la importadora del país, la UEB Aseguramiento. A nivel de empresa ejecutan un balance y luego distribuyen según la demanda.

Este año la Isla aportó simiente de frijol a Artemisa teniendo en cuenta la afectación sufrida por ese terruño con el ataque de la plaga thrip de la flor del frijol que le imposibilitó cumplir.

“Cuando llega el producto priorizamos las entidades estatales, en este caso la Empresa Agroindustrial, el Instituto Nacional de Reserva Estatal, Agropecuaria del Ministerio del Interior, Fuerzas Armadas Revolucionarias, Dirección de Educación y las de las bases productivas.

“De las que nos quedan comercializamos con quienes cultivan en parcelas y patios en comunidades, respondiendo al llamado de plantar en cada pedazo de tierra disponible en el barrio.

“Aquí producimos la semilla con los productores elites de las Cooperativas de Créditos y Servicios. A través de contratos les vendemos los insumos, la inicial que es categorizada, ellos producen, les damos el seguimiento de conjunto con el Instituto de Suelo y Sanidad Vegetal, al final cuando se certifica el área con categoría, les compramos a ellos esa producción para procesarla.

“Existen algunas con un manejo más fácil mientras con otras crece la dificultad porque no poseemos planta de beneficio y cuando corresponde ese procedimiento debemos hacerlo rústico, lo cual no garantiza máxima calidad, pero sale con la voluntad de todos”.

Laboran con hombres como Javier Rives quien produce las de frijol y el melón y en la anterior etapa aportó las de tomate, y Damián Soto encargado de pepino y calabaza. Puntualizó que incursionan con la Cooperativa de Producción Agropecuaria para el ají pimiento y buscar su diversificación.

Hasta la fecha, agregó, han comercializado de lechuga, acelga, tomate de diversas variedades, cebolla, sin embargo, apuntó, no es suficiente dado el aumento de los planes de producción y el creciente número de campesinos que solicitan más tierras.

Sobre la inyección de nuevas variedades precisó, deben respetar la política varietal y no cambiarla de forma drástica, sino acometer poco a poco las introducciones para probar y valorar los resultados.

“Hace dos años se introdujo el tomate celeste y el grandioso, en esta oportunidad se incorporará por primera vez en la Isla el caribeño, variedad de industria con buenos resultados en el país, pero vamos a entrar con un nivel bajo para comprobar su calidad.

“En las viandas es una asignatura pendiente. Como entidad no la comercializamos, pero los institutos de investigación proveen el material básico para trasladarlo a las fincas municipales, empezar a multiplicar e introducirlas categorizadas.

Respecto al boniato los productores emplean ese primer corte para semilla y mejorar la calidad. Foto: Gerardo Mayet Cruz

“Hay productores que en el boniato, por ejemplo, tienen cultura y plantan el tubérculo para refrescar su simiente, conocen que ese primer corte no les brinda mucha producción pero es el utilizado para semilla y mejorar la calidad”, y ponderó la presencia bastante de yuca hoy y el incremento en el plátano.

“Existen áreas donde comenzaron a sacar, aunque es preciso seguir perfeccionándolas y amplificar la introducción in vitro de plantas de las biofábricas. En la Unidad Básica de Producción Cooperativa Capitán Lawton siembran in vitro plantas traídas por la Empresa Agroindustrial y a partir de ahí obtienen semillaspara multiplicar”.

González Almenares detalló que aún cuentan en la UEB con semillas de frijol negro y colorado, tomate –de este muchos productores poseen la suya propia– disponibles para la venta, así como remolacha, apio, espinaca, brócoli, coliflor, colinabo, col, nabo, entre otros; y habían comercializado lechuga, col, zanahoria, cebolla, pimiento, acelga, que constituyen los primeros cultivos plantados.

Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *